Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Calderón dice que los mexicanos indocumentados en EU sufren ‘franca persecución’
01/27/2020
Desde Aparecida, rumbo al III CONAMI
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Cambian reglas de redadas

27 de enero de 2020

Pide a sus agentes emplear criterios humanitarios para elegir a quienes serán deportados.

Identificar a quienes por razones humanitarias no deben ser arrestados, como mujeres embarazadas, madres en lactancia y personas responsables del cuidado de niños, ancianos o discapacitados, es uno de los lineamientos que la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ha exhortado a cumplir entre sus agentes.

De acuerdo con un memorándum interno, según dijo Lorie Haley, portavoz de ICE, los agentes fueron instruidos para establecer esa medida a su discreción durante los operativos de detención que realicen en los centros de trabajo.

Luego de una reunión entre autoridades de inmigración con el senador Edward Kennedy y el congresista William Delahunt, la medida fue anunciada la semana pasada.

Ambos legisladores aplaudieron la medida y en un comunicado declararon en conjunto:

“Esperamos que estas directrices aseguren que mujeres embarazadas, madres en lactancia y cuidadoras únicas ya no sean sujetas a detención”.

Kennedy y Delahunt elogiaron a ICE por el acuerdo que permitirá que dependencias estatales de servicio social participen en la revisión humanitaria de los detenidos cuando sea posible.

La portavoz de ICE no pudo determinar si la medida incluye a padres de familia que dejarían solos a sus hijos.

Haley indicó que esas directrices ya existían y que son ejecutadas a discreción por los agentes al identificar a personas que requieren cuidado médico o por asuntos relacionados con la salud, aunque ahora se enfocarán a tener mejores prácticas por razones humanitarias, de acuerdo con la instrucción de la titular de ICE, Julie Myers.

A Liliana Santuario, la mujer que se refugia en una iglesia de Simi Valley, en mayo pasado los agentes de ICE le permitieron quedarse con su hijo recién nacido al momento que fueron a su casa para arrestarla, con la promesa de que se entregara en cinco días para deportarla.

De acuerdo con el comunicado de Kennedy y Delahunt, ellos han promovido esas medidas humanitarias desde el pasado mes de marzo, cuando ICE arrestó a 350 trabajadores en una fábrica en New Bedford, Massachusetts.

La semana pasada, el periódico New York Times publicó la historia de Saída Umanzor, una madre hondureña que fue detenida el pasado 26 de octubre en su casa de Ohio cuando le daba pecho a su hija de 9 meses de nacida.

La bebé estuvo en grave riesgo al no poder ser alimentada por la madre durante tres días. Tras la protestas de grupos latinos y relacionados con la salud, la señora Umanzor pudo reunirse con su hija para alimentarla. También la madre estuvo en riesgo por la acumulación de leche, reportó el diario.

Posterior a este incidente, Julie Myers giró instrucciones para acatar esos lineamientos.

De acuerdo con un estudio realizado por el Consejo Nacional de La Raza y el Instituto Urbano en octubre pasado, por cada dos personas detenidas por el ICE, un niño, ciudadano estadounidense, se queda sin familia.

“Las redadas, arrestos y deportaciones de inmigrantes indocumentados son actividades en sí inhumanas. El número de familias que están sufriendo a causa de la frenética y obsesiva implementación de leyes obsoletas llega a miles diariamente y aún no estamos ni un poquito más cerca de resolver la situación de la inmigración indocumentada en Estados Unidos”, manifestó Jorge Mario Cabrera, vocero de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC).

“La nueva recomendación de ICE para mejorar el trato de los inmigrantes arrestados en redadas es un paso en la dirección correcta, pero deja mucho qué desear”, apuntó. “La implementación de estas medidas un poco más humanitarias de parte de ICE será un respiro en este ambiente asfixiante que vive la comunidad inmigrante en Estados Unidos, pero lo que realmente necesitamos son acciones concretas y positivas del gobierno federal, que demuestre que le importa la humanidad del inmigrante”.

Cabrera se refirió a la aprobación de una reforma migratoria que legalice a los millones de indocumentados.

Rick Ohltman, portavoz de Californians for Population Stabilization (CAPS), un grupo que busca estabilizar la población mediante el combate a la inmigración indocumentada, reconoció que es una medida apropiada el hecho de no separar a los hijos de sus padres, siempre y cuando los sometan al proceso de deportación.

“No tendríamos que tomar estas decisiones si el gobierno hiciera su trabajo referente a la inmigración ilegal y asegurara las fronteras”, dijo Oltman.

Para Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana en Panorama City, el problema se origina desde que no hay una solución para los indocumentados.

“Mientras no haya legalización, no van a parar. Esto resuelve un sentido humanitario de estos niños, es una medida humanitaria”.

Anike Tourse, vocera de la Coalición de Los Ángeles para los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA), aplaudió también la medida, aunque puso un pero.

“Es muy importante que tenga estos lineamientos, pero esperamos que los sigan, porque ICE ha sido muy inconsistente en sus prácticas”, comentó.

Fuente/Autor: Jorge Morales Almada/La Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *