La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
LOS JÓVENES SIN FRONTERAS SE ENCUENTRAN
01/27/2020
La Jornada de Sydney de Australia ya tiene intercesores
01/27/2020

Noticias

Beatifican a sacerdotes mexicanos en el Vaticano

27 de enero de 2020

A lo largo del día iremos editando las Fotos del Encuentro de los JSF de este Domingo 28 de Octubre. Busquen en GALERÍAS DE FOTOS.

José María Escoto y Luciano Hernández fueron asesinados durante la segunda república y la guerra civil española y se sumaron a la lista de los 498 religiosos “mártires del siglo XX”

CIUDAD DEL VATICANO (Agencias)

Los religiosos mexicanos José María Escoto y Luciano Hernández se encuentran entre los 498 “mártires” beatificados ayer en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Ambos religiosos, al igual que el cubano José López Piteira, fueron asesinados durante la segunda república y la guerra civil (en 1934 y 1936-1939) y se sumaron a la lista de los 498 religiosos considerados “mártires del siglo XX por el Vaticano”.

La ceremonia de beatificación, la más masiva en la historia de la Iglesia, fue oficiada por el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, José Saraiva Martins, con la presencia del papa Benedicto XVI.

La beatificación de los religiosos coincidió con el avance en España de la aprobación de la Ley de la memoria histórica, en la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.

La decisión de las autoridades del Vaticano ha despertado polémica en España porque dejó afuera a los religiosos que murieron a manos del franquismo.

En México, la Iglesia celebró ayer las beatificaciones de Escoto y Hernández, quienes “cumplieron con la obligación de mantenerse apegados a su fe” en medio de un conflicto.

Un portavoz de la Arquidiócesis de México dijo a la agencia EFE que “no hay ideologías políticas para las beatificaciones” por lo que todas ellas deben ser motivo de fiesta y celebración para los católicos de cualquier parte del mundo e ideología.

Los dos mexicanos fueron “mártires” que, en este caso, “murieron por su fe en medio de un lamentable conflicto” que les tocó vivir en un “momento histórico” para España, señaló a los medios el portavoz eclesiástico.

José María Escoto nació en 1878 en el rancho de Agua Caliente de Atotonilco El Alto, localidad del estado occidental de Jalisco, y perteneció a la orden de los Carmelitas Descalzos de Cataluña, a la que ingresó en 1935 con el nombre de fray José María.

Antes de profesar sus votos tuvo que abandonar el convento y fue apresado y fusilado el 29 de julio de 1936 a la edad de 57 años, junto con sus compañeros de comunidad en una localidad de Lleida.

Por su parte, Luciano Hernández, nacido en 1909 en San Miguel del Alto, también en Jalisco, fue perseguido en México en la “guerra cristera” (1926-1929) desatada por el presidente Plutarco Elías Calles y se refugió en España, donde ingresó en los dominicos.

En agosto de 1927 profesó sus votos y cambió su nombre por el de Reginaldo antes de ser ordenado sacerdote en 1933.

Este religioso buscó refugio en la embajada de México en Madrid pero éste le fue denegado. A sus 27 años fue detenido, el 13 de agosto de 1936, y fue llevado a un centro de detención ubicado en la localidad de Lista y ejecutado.

Fuente/Autor: El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *