Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Citarán a Beltrán y Alcántara para que expliquen sobre la protección a migrantes
01/27/2020
Hispanos en EEUU crecieron a 50,4 millones
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

BdeM: las remesas no retoman los montos anteriores a la crisis

27 de enero de 2020

BdeM: las remesas no retoman los montos anteriores a la crisis

Las familias que reciben esos recursos perdieron poder adquisitivo por el valor actual del peso

El ingreso de remesas contuvo su caída en 2010, pero no logró remontar los montos de recursos registrados antes de la crisis de 2008-2009, en la que el aumento del desempleo en Estados Unidos afectó de manera relevante a los residentes de origen mexicano, indicaron cifras divulgadas este martes por el Banco de México (BdeM).

Las familias mexicanas recibieron de sus parientes en Estados Unidos 21 mil 271 millones de dólares el año pasado, cantidad que superó en 0.13 por ciento a la de 2009, cuando la economía de Estados Unidos cayó en recesión.

Sin embargo, la reciente recuperación en el valor del peso frente al dólar significa que las familias reciben menos pesos por las remesas, lo que, de acuerdo con expertos, se ha expresado en una pérdida del poder adquisitivo de las familias que dependen de esos recursos.

La cifra de 2010 quedó lejos de los 25 mil 138 millones de dólares que ingresaron por remesas en 2008, añadió la información. El monto anual más elevado del ingreso de divisas por remesas se registró en 2007, con 26 mil 49.6 millones de dólares.

En 2009, cuando la recesión en Estados Unidos provocó un aumento del desempleo, en particular en el sector de la construcción, que emplea en mayor medida trabajadores de origen mexicano, las remesas fueron de 21 mil 244 millones de dólares, 15.5 por ciento menos que las de 2008, según el banco central.

En diciembre pasado las remesas sumaron mil 706.6 millones de dólares, 9.1 por ciento más que en el mismo periodo de 2009, de acuerdo con el Banco de México.

En 2010 las remesas cerraron por debajo de lo captado entre 2005 y 2008 en términos de dólares, es decir, sin considerar el monto de pesos en que son convertidos los envíos y que varía en función del tipo de cambio, explicó Juan Luis Ordaz Díaz, analista de BBVA Bancomer.

La crisis económica, explicó, significó sin duda un retroceso importante en los ingresos por remesas, que disminuyeron a los niveles registrados en 2005. No obstante, la recuperación en términos de dólares ha comenzado. Para 2011 las remesas continuarán su tendencia ascendente y podrían llegar a poco más de 22 mil millones de dólares, con un crecimiento anual de 3 por ciento. Faltará todavía para llegar a los niveles máximos logrados en 2007, para lo que habrá que esperar hasta 2012 o 2013, añadió.

El especialista explicó que, después de las caídas desde la segunda mitad de 2008, y de manera más señalada en 2009, las remesas empezaron a recuperarse en el segundo trimestre de 2010 y mantuvieron su tendencia alcista en los trimestres restantes. No obstante, las expectativas de crecimiento se vieron disminuidas ante el comportamiento mostrado por algunas variables de la economía estadunidense altamente relacionadas con las remesas hacia México, como el empleo y la construcción, mencionó.

La tasa de desempleo entre la población de origen hispano en Estados Unidos, que entre octubre de 2009 y julio de 2010 se redujo un punto porcentual (una mayor reducción que la tasa general, de 0.6 puntos), aumentó en los últimos cuatro meses de 2010. Los comienzos de casas nuevas en ese país –un indicador del desempeño de la industria– que mostraron variaciones positivas entre diciembre de 2009 y mayo de 2010, perdieron dinamismo en el segundo semestre de 2010.

Ordaz Díaz comentó que los migrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos no han sido ajenos a la situación que se está presentando en el mercado laboral en aquel país. El dinamismo con el que venían consiguiendo empleos en los primeros meses del año también ha tendido a moderarse; no obstante, han seguido ganando puestos de trabajo, lo que ha permitido que las remesas hacia México en diciembre de 2010 lograran tres meses con variaciones positivas a tasa anual.

Pérdida de poder adquisitivo

Otro punto que destacó tiene que ver con el tipo de cambio. Mientras la cotización se mantuvo a lo largo del año incluso arriba de 13 pesos por dólar, el ingreso en pesos de las familias por remesa recibida era mayor en moneda nacional. Esto compensaba en parte la merma en el monto enviado en dólares. Sin embargo, ahora que el tipo de cambio se ha colocado en torno a 12 pesos por dólar, el ingreso en pesos es menor por los dólares recibidos.

Otro punto (que se había visto) es que la fortaleza del peso afectaría los ingresos que reciben las familias en remesas. Así ha sucedido. Si bien el crecimiento anual de las remesas en dólares estuvo cercano a cero, una vez que se descuenta la inflación en México y las remesas se transforman a pesos se tiene una disminución cercana del 11 por ciento, lo que muestra un retroceso en el poder adquisitivo de estos envíos, aseguró el especialista de Bancomer.

Subir al inicio del texto

Fuente/Autor: Roberto González Amador Periódico La Jornada Miércoles 2 de febrero de 2011, p. 26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *