Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Eso me pasó en un Grupo Juvenil.
01/27/2020
Ven Padre de los Pobres
01/27/2020

Editorial

10 de Mayo

27 de enero de 2020

Llega el 10 de mayo y todos nos volvemos niños, felicitando a nuestras madres, el regalo más grande que el Señor nos hizo, ya que Él, “no pudiendo estar en todas partes, puso en el mundo a las madres”.

No hay que olvidar en este día a las que están en apuros para sacar adelante la familia, a las que traen una pena en el corazón, porque un hijo tiene una adicción, a las que sufren la lejanía de los hijos, que andan en el Norte; a las “viudas blancas”, cuyos esposos siguen vivos, pero las abandonó para formar otra familia. Y la lista podría continuar.

También mi pensamiento va a otra clase de madres.
Los fines de semana voy visitando a las familias de los JSF. Entrando a la casa de un joven, vi a una niñita que correteaba por todos lados. Una jovencita la estaba cuidando.A la pregunta de quién era la nina, la muchacha contestó: “Es mi hija y su papá se fue trabajar”.
Mi amigo ya había dejado a medias su carrera, para ponerse a trabajar y solventar los gastos de la nueva familia. ¡a los 19 anos!
El y su joven esposa ya eran padre y madre con una gran responsabilidad. Ya nada de amigos para dar la vuelta y “chamaquear” un rato en el parque, ya nada de estudiar una carrera, ya nada de ir buscando y discerniendo otro tipo de vocación o profesión. Una etapa de la vida, que habría debido ser llena de proyectos, ilusiones y nobles aspiraciones, quemada, borrada de un golpe. Y todo esto por un momento de pasión descontrolada, por una falta de dominio de los impulsos, por tomar la vida y el amor como un juego. !Qué lástima!

Vivimos en una sociedad (y los medios de comunicación tienen su responsabilidad), que te lo presenta todo fácil, a buen mercado, hasta el sexo. La dignidad de la mujer es un valor ya superado: hay que disfrutar, usar y tirar. Han banalizado el amor: la mujer es para el goce y el disfrute.
Entonces no debemos asombrarnos al leer en el periódico que aumentan los embarazos entre los adolescentes y que hay siempre más madres solteras.

Este 10 de mayo estamos agradecidos con nuestras Madres por el don de la vida, y pedimos por todas las Madres del mundo, para que, en medio de las alegrías y tristezas de la vida, sigan valientes en su amor y entrega.

Fuente/Autor: Padre Román

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *