Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Miles de universitarios y profesores se solidarizan con el Papa
01/27/2020
17 de febrero, Jornada Nacional por la Vida, la Familia y México
01/27/2020

Noticias

“Sirenita es una roca erosionada”

27 de enero de 2020

Es una interpretación arbitraria de la mente que asocia formas, explican
Esta imagen aparece en la ampliación de la fotografía tomada por la sonda Spirit en la superficie de Marte en noviembre pasado
(Foto: Cortesía de la NASA)

WASHINGTON.— “¡Sólo es una roca…!”. Dwayne Brown, el responsable de relaciones públicas de la NASA, intentaba navegar ayer a contracorriente de una ilusión que le ha dado la vuelta a todo el mundo para lanzar un mentís contra la teoría —aún sin comprobar—, de la supuesta existencia de vida en Marte. Pero también para negar, categóricamente, que la imagen que ya es conocida como “La Sirenita de Marte”, sea una foto trucada por los científicos del proyecto Rover Spirit de la NASA.
“He recibido llamadas de todo el mundo. Y a todos les estoy diciendo lo mismo: es una roca a la que el viento marciano ha ido dando una forma caprichosa. Y, contrario a lo que han sugerido algunos medios, el equipo de científicos del proyecto Rover no han hecho un puzzle (rompecabezas) con la imagen para que parezca o tenga una forma humanoide.

“Quiero dejar esto muy en claro porque nuestros científicos, que son muy serios y le han dedicado gran parte de su vida a este proyecto, no desean que su trabajo sea pasto de especulaciones”, comentó Dwayne Brown a EL UNIVERSAL, que en su edición de ayer publicó las imágenes de la ampliación de la fotografía tomada por el Spirit en la superficie marciana, donde se observa una figura de apariencia humana.

“Yo entiendo que Marte sea un planeta intrigante. Desde siempre ha existido la leyenda de seres extraterrestres, naves espaciales y estas historias que han convertido a Marte en terreno fértil para especulaciones o fabulaciones. Pero, en el caso de la figura que hoy circula por internet, sólo podemos decir que se trata de una roca que el viento marciano ha erosionado hasta darle una forma humanoide divertida e intrigante al mismo tiempo…

“Pero, insisto, no es ninguna forma de vida. Seguimos estando solos en el universo”, sentenció para disipar así la ilusión óptica que, en forma de sirena marciana, parecía saludar desde la enrarecida atmósfera marciana a un fascinado y crédulo ejército de terrícolas.

En la polémica en torno a la figura de “La sirenita”, el doctor Gilbert Levin, el único científico de la NASA que se atrevió a postular en 1976 que sí había vida en Marte, dijo a este diario que sus estudios han demostrado que sí existe vida en el planeta rojo, aunque, a nivel microorgánico.

“Yo sigo creyendo que hay vida en Marte. Pero, si ya tuve problemas tratando de convencer a la comunidad científica de este descubrimiento en 1976 (como parte de la misión Viking), dudo mucho que mi opinión sea tomada demasiado en cuenta en esta polémica. Sobre todo si ésta tiene que ver con rocas”, dijo el doctor Levin que hoy vive semiretirado.

En la larga historia de imágenes del espacio exterior, que han despertado intriga y asombro, funcionarios de la NASA recordaron el revuelo que causó una foto tomada en 1995 por el telescopio Hubble, difundida por la cadena CNN. “A los pocos minutos de transmitirse la foto en uno de los noticiarios matutinos, comenzaron a llegar miles de llamadas diciendo que habían visto el rostro de Jesús en la foto tomada por Hubble de la Nebulosa Aguila”, recordó un funcionario de la NASA que pidió permanecer en el anonimato para ilustrar el fenómeno que se conoce como pareidolias.

Una pareidolia es una interpretación arbitraria de la mente humana producida al asociar una forma con una figura reconocible de una persona u objeto. Como por ejemplo ver un una nube y en ella reconocer un perro o cualquier otro animal, o puede ser inducida artificialmente como cuando un pintor oculta en su obra alguna que otra figura casi imperceptible en el agua o la corteza de un árbol.

Fuente/Autor: J. Jaime Hernández – El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *