EditorialEditorial

JMJ PANAMA 2019

Imagen JSF
JMJ PANAMA 2019
“LA JORNADA DE LAS PERIFERIAS EXISTENCIALES”

"Gracias Francisco por confiar y darnos la oportunidad de hacer una Jornada para la juventud de las periferias existenciales y geográficas", expresó el martes el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, en una misa de bienvenida a los peregrinos.
Con estas palabras del Arzobispo de Panamá podemos iniciar nuestro artículo, para entender cómo se vivirá esta jornada mundial de la juventud y a que nos invita no solo a los que están en Panamá, sino en todo el mundo. Pues así como hay miles, tal vez millones de jóvenes siguiendo al Papa de los pobres en Panamá, así hay millones de jóvenes en el mundo, que motivados por su espiritualidad y su alegría quieren seguir a Jesús en el amor, la caridad y en el servicio a los más olvidados
Esta jornada de la juventud lleva implícitos muchos símbolos, y por eso puede ser motivadora e incentivadora de grandes cambios en el mundo, pues además de ser pastoral y misionera podemos decir que es profética; pues al haber escogido un lugar como lo es Panamá, escogimos una realidad llena de contrastes, llena de realidades muy actuales en todo el mundo, como lo es la migración, la pobreza, la violencia.
El logotipo que se escogió esta vez nos da algunas pautas en este sentido, pues lleva símbolos proféticos tales como: Istmo de Panamá, el canal de Panamá, la Cruz peregrina y la virgen María.
Al hablar del Istmo de Panamá estamos hablando del mismo Panamá, que es un país de paso, de encuentro de dos océanos, podríamos decir punto de unión entre dos mundos, entre la pobreza del país y la riqueza que cruza todos los días en él. Por eso decimos que es una Jornada de las periferias existenciales, porque es un país de tercer mundo, olvidado y en la pobreza, que necesita de todos, y que solo hasta hoy por medio de esta jornada que ha sido tomada en cuenta. Es por esta jornada que muchos jóvenes pobres y olvidados de Centroamérica han podido participar en ella, lo que no habían podido en otras jornadas.
Además de la pobreza en Panamá, otra periferia existencial que ha podido participar en esta jornada es la de los jóvenes migrantes, pues hay muchos de ellos, de los países centroamericanos (Guatemala, Honduras, Salvador) que están sufriendo el drama de la migración, que hoy acudieron a esta jornada para escuchar al Papa Francisco con sus reflexiones y palabras que den aliento a un mundo dividido por muros, por rejas y mallas que dividen nuestra humanidad entre pobres y ricos, y no dejan ver que todos somos hermanos en Cristo. Además de ello tenemos el canal de Panamá, que simboliza la unión de dos océanos de dos mares, quiere decir nos motiva a construir puentes que unan los mares de la pobreza y la riqueza, a construir puentes en vez de muros, a tirar los muros de la discordia, de la guerra, del racismo, de las lenguas y de la violencia, para levantar puentes de amor, de amistad, de encuentro y de comprensión entre unos y otros.
El símbolo de la cruz peregrina que nos invita a continuar cargando con la cruz de nuestro día a día, con la cruz que muchos jóvenes perseguidos por la violencia de las gangues en Centroamérica tienen que cargar ya sea en sus propios pueblos, o con esa cruz que tienen que llevar hasta el suelo americano, pues estar allá también conlleva una cruz.
Por último el símbolo del rostro de María en el logo, nos motiva e invita a todos a seguir su ejemplo en el sí confiado a Dios, (hágase en mi según tu palabra) para ponerse al servicio de sus hermanos. Pues con ese si al servicio de Dios, abrir su corazón para que el mismo Dios se encarnara en ella, fue el abrir las puertas de la humanidad para que la divinidad irrumpiera en nuestra historia, salió de sí misma y renuncio a sus proyectos para que el mismo Dios y los proyectos de Dios se encarnaran en ella.
Pues es así jóvenes que con estos símbolos que encontramos en el logo de la JMJ, podemos reflexionar que en esta Jornada Mundial de la Juventud, todos somos llamados a ver las periferias de nuestra realidad y a inmiscuirnos en ella, especialmente en la migración construyendo más puentes y menos muros, derribando los muros de las ideologías, políticas, racismos, lenguas, sentimientos de superioridad, talvez solamente derribando los muros de nuestra propia vida, mentales o espirituales, dejar de dividir nuestros grupos o familias, por intereses propios.
Y así como María sirvió a la humanidad al dar su sí a la encarnación de Dios, así nosotros debemos dar nuestro si para ponernos al servicio de los más necesitados, al servicio de la humanidad entera.
Y tu Joven que vas a hacer mientras pasa esta Jornada Mundial de la Juventud?
Vívela desde tu casa, desde tus periferias existenciales, despierta, escucha, muévete, no te quedes ahí parado mientras el mundo camina, hazte un rebelde y revélate al mundo con la REVOLUCIÓN DEL AMOR, CON LA REVOLUCIÓN DEL SERVICIO.





Por  P. Marcos Lopez Cs.