“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Oración por los Emigrantes
03/03/2020
Oración del Joven Migrante
03/03/2020

Confianza y Esperanzas

Oración del Migrante

03 de marzo de 2020

Oración del Migrante I

Oh Cristo, peregrino antes de nacer
hiciste de tu vida una marcha
al encuentro del hombre
no sabiendo donde reclinar la cabeza,
quisiste que todo hombre
tuviese siempre esperanza
y así fuese peregrino
para nunca morir.

Te pedimos por el migrante:
condúcelo a una tierra que lo alimente
sin quitarle la identidad en el corazón
haz de él pueblo que viva la justicia,
en la solidaridad y en la paz.
Dale la gracia de ser acogido como persona
hecha a tu imagen
y destinada a formar Comunidad
con sus hermanos en la fe.

Que no camine más de lo necesario;
y cuando se detenga,
sienta que no caminó en vano.
Que en él sea bendita la tierra
que destinaste a él y a sus descendientes. Amén.

Oración del Migrante II

Señor, tu me conoces y sabes el dolor y la esperanza que llevo
en el corazón. Dolor, pues mi familia se ha quedado sola y
Esperanza, ya que llevo la ilusión de lograr mejorar las condiciones
De vida para los míos.

Tu fuiste Forastero y desde muy pequeño tuviste que migrar a
otro País acechado por el peligro. También prometes
como recompensa el cielo a quienes sepan acogerte en cada
uno de los que, como Tu, vamos a otro País en busca de sueños.
Llena de tu bondad el corazón de cuántos, entendiendo nuestra
situación, nos alientan con su caridad a seguir luchando.
Bendice a quienes nos hacen el bien en tu nombre y transforma los
criterios y el corazón de cuántos se oponen, por egoísmo y orgullo,
a que nuestro ingreso sea legal en el País al que nos dirigimos.

¡Que se construyan puentes y no muros metálicos que nos permitan
encontrar una oportunidad para vivir mejor, crecer como personas
y sacar adelante a nuestra familia!

Cuida nuestro caminar. Que nunca nos sintamos solos y que no
olvidemos nuestra fe, al contrario, la salvaguardemos y seamos
testigos de ella con nuestra vida y actitudes.
Virgen Santísima tu protegiste del peligro a tu Hijo cuando
tuviste que migrar acompañando a José tu esposo. ¡Ayúdanos,
cúbrenos con tu manto y haznos tornar sanos y salvos con los
nuestros! Así sea.

J. Ulises Macías S.
ARZOBISPO DE HERMOSILLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *