La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Abundan menores casados
01/27/2020
Miles de adolescentes, clavados en el alcohol
01/27/2020

Mundo Joven

Ocho mil voluntarios de todo el mundo en la Jornada de la Juventud de Sydney

27 de enero de 2020

SYDNEY, Australia

El secreto del éxito organizativo de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) que se celebrará en Sydney, Australia, serán los voluntarios.

En el encuentro de jóvenes del mundo con el Papa, programado del 15 al 20 de julio, se espera que unas ocho mil personas trabajen como voluntarias en las áreas de liturgia, alimentación, acogida de peregrinos, traducción y asesoramiento a periodistas.

Según Hiam Katrib, gerente del personal de la JMJ, el número debería ser suficiente para las necesidades estimadas.

Unas dos mil personas ya se han comprometido a trabajar como voluntarios. Además los australianos, la mayoría de los jóvenes colaboradores llegará de Italia, Filipinas, Estados Unidos y Alemania. Los interesados deben tener como mínimo 18 años en el momento de iniciar el trabajo.

En comparación con los peregrinos, los voluntarios tienen la ventaja de no tener que pagar la tasa de inscripción en el evento. Otros gastos, como el pasaje a Sydney, corren a cuenta de cada voluntario.

Hay dos formas de voluntariado en la JMJ: los que estarán en la semana del evento y los que dedican más tiempo y trabajan de tres a doce meses. Para inscribirse como voluntario, el interesado debe rellenar un formulario en el sitio oficial de la JMJ 2008 (www.wyd08.org).
Tras la inscripción en el sitio, informa Katrib, los voluntarios son seleccionados por teléfono o con entrevista personal. Después se les dirige, según la disponibilidad y la necesidad, a las actividades que eligieron. «Tendrán un trabajo y recibirán preparación según la tarea que vayan a desempeñar», afirmó Hiam.

Además de los voluntarios que trabajan en Sydney, otros muchos ayudan en cada diócesis en la peregrinación de la Cruz y el Icono.

En la semana anterior a la JMJ, en la que peregrinos de todo el mundo visitarán las diócesis de Australia y Nueva Zelanda, también habrá voluntarios.

«Cada diócesis se ocupa de sus propios voluntarios. Sin embargo, nosotros ayudamos y trabajamos junto a ellas para asegurar que nuestros programas concuerden», explica Hiam a Zenit.

La flamante periodista Chelsea Pelham viene de la ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, para trabajar en la redacción de la Jornada, acompañando a la peregrinación de la Cruz y el Icono de María por el territorio australiano.

Chelsea lleva seis meses en la redacción de la JMJ 2008 en Sydney, metiendo en agenda eventos relacionados con la citada peregrinación, además de ayudar en el área de comunicación y escribir en el blog de la Jornada.

«Me ofrecí como voluntaria porque era una gran oportunidad de crecimiento personal, profesional y espiritual. Hasta ahora, ya he aprendido mucho con todas las experiencias», explicó Chelsea.

James Lucas, de 22 años, es otro voluntario que decidió dedicar un año de su vida al éxito de la JMJ 2008. Formado en el teatro, supo por su hermano que había una oportunidad de trabajar como asistente en el Vía Crucis del 18 de julio. Cuenta que, debido a su experiencia en el área, consiguió el puesto y está ayudando a seleccionar a los actores de la representación.

«Cuando nos inscribimos, tuvimos que demostrar nuestros conocimientos para la actividad en la que queremos trabajar. Nos entrenan para ayudar y asesorar a las personas según las áreas en que trabajaremos», dijo James.

En cuanto los actores sean elegidos se iniciarán los ensayos del Vía Crucis. «Cada vez voy a estar más ocupado», confiesa el voluntario.

Tanto los voluntarios que trabajan por un largo período como los que estén sólo la semana de la Jornada reciben formación. La organización da a los voluntarios de largo período alojamiento, en caso de ser necesario, así como ayuda para el transporte, alimentación y apoyo pastoral, revela Hiam.

No porque sea voluntario el trabajo es menos comprometedor que un trabajo remunerado.
Chelsea y James trabajan una media de siete horas al día, cinco días a la semana. Lo que mueve a estos jóvenes a dedicarse de este modo, sin recibir dinero a cambio, es la certeza de colaborar a que todo vaya bien y a que el encuentro del Papa con los jóvenes en Sydney sea memorable.

Para más información sobre el voluntariado, puede visitarse la página web multilingüe de la Jornada Mundial de la Juventud: www.wyd2008.org.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *