La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Consumen alcohol 26% de niños de secundaria, según Ssa
01/27/2020
Suicidio, tercera causa de muerte entre jóvenes: IMSS
01/27/2020

Mundo Joven

Los problemas de ser joven

27 de enero de 2020

En Iberoamérica hay 150 millones de chavos que se enfrentan a situaciones que limitan su desarrollo y cuyas causas no son debidamente atendidas por las políticas públicas.

No sé si te ha pasado intentar hablar y darte cuenta de que a nadie le interesan tus palabras. Eso que tienes que decir, nadie se atreve a escuchar. Luego, a solas, con la mirada empañada, te vuelves en contra. Prefieres ignorarlos y seguir avanzando, porque ser joven en Iberoamérica es un papel de suma dificultad. Todos los días luchas contra la corriente, evitando que ese pesimismo extendido por toda la región no te corte la pasión por vivir, las alas para seguir soñando…

Son las paradojas de una etapa que ignoran muchos allá afuera. Situaciones que limitan el desarrollo de la juventud iberoamericana y cuyas causas no son debidamente atendidas por las políticas públicas. Es por ello que tva.com.mx se dio a la tarea de buscar respuestas con la Organización Internacional de la Juventud (OIJ), quien organizó hace algunas semanas la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno, celebrada en El Salvador, bajo el tema central “Juventud y Desarrollo”.

“La juventud es un segmento de la población muy incomprendido por los mayores. Todavía se piensa que los jóvenes siempre son sospechosos ‘de algo’ y lo digo entre comillas porque efectivamente nunca se sabe bien de qué, pero siempre se les mira con recelo. Si a eso le sumamos la invisibilidad en que está sumergido este sector -donde su voz no es escuchada ni sus demandas debidamente atendidas- entonces tenemos las causas que explican esa discriminación que afecta a la juventud y que provoca sentimientos muy profundos de frustración”, explica el Secretario General de la OIJ, Eugenio Ravinet, quien responde al porqué los jóvenes iberoamericanos son un grupo discriminado en la región.

A lo largo de la entrevista, Ravinet manifestó su descontento por la situación actual de los jóvenes y puso hincapié en la urgencia para buscar soluciones a los males que los atañen: “Se necesitan políticas públicas serias que aborden los problemas reales que afectan a la juventud. Está muy bien que se hagan festivales de canto o competiciones deportivas para las y los jóvenes, pero también se necesitan iniciativas más profundas que apunten a resolver los problemas de marginación social, de mala calidad de la educación, a programas de salud sexual efectivos que no desconozcan la realidad, etcétera.”

Sobre esto, explicó que desde hace años la OIJ ha puesto manos a la obra. “Detallar todo el trabajo que estamos realizando sería muy largo, pero les puedo contar que entre nuestras grandes iniciativas está el proceso de ratificación de la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes (CIDJ) y, desde su aprobación en la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, la promoción e implementación del Plan Iberoamericano de Cooperación e Integración de la Juventud. Ahora, todo eva enmarcado a fortalecer las políticas públicas de juventud en Iberoamérica. A eso se debe sumar un intenso trabajo con cada uno de los países miembros de la OIJ en capacitación de funcionarios de gobierno y de la sociedad civil, asistencia técnica y generación de contenidos, entre lo más destacado.”

Para concluir, se refirió a México y explicó que se están tomando acciones para incentivar el desarrollo de la juventud iberoamericana: “El Instituto Mexicano de la Juventud (IMJ) es un ejemplo de trabajo serio en favor de los y las jóvenes en la región y un aliado de extraordinaria importancia para la OIJ. Sus iniciativas, el conocimiento en juventud que están y que han generado y la pertinencia con que responden a la coyuntura de la juventud mexicana son un ejemplo de buena gestión y compromiso”.

Quizá pronto, quizá tarde, pero seremos escuchados. Tal vez. Aquí el punto es si seguiremos confiando en ello. ¿Hasta dónde soportaremos? ¿Cuántas heridas y sueños rotos? Por ahora, somos 150 millones de chavos, mantenernos unidos en esta gran región es el secreto para seguir apasionados por vivir. Para seguir luchando.

Fuente/Autor: Víctor Adrián Espinosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *