Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Granito de Arena
01/27/2020
MENSAJE DEL PAPA PARA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2007
01/27/2020

Tu Página

LAS DIEZ MEJORES RAZONES

27 de enero de 2020

“Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos con las puertas cerradas por temor a los judíos, entró Jesús y, poniéndose en medio de ellos, los saludó: ¡La paz sea con vosotros!“ (Jn 20, 9 – 21).

Me gustan las listas de los primeros diez. Tu sabes, esas listas como “Las diez mejores canciones de la semana,” “Las diez mejores películas del año.” Cuando tus padres fueron a escoger tu nombre, pudieron haber mirado la lista de “Los diez mejores nombres para niños y niñas.” Creo que si hacemos volar la imaginación podemos hacer muchas listas de los mejores diez…. Hoy tengo una Lista de las diez mejores cosas que puede ser que nunca hayas oído. Tengo una “Lista de las diez mejores razones para ser amigo de Jesús”.
Muchas veces tienes que decidir si vas a seguir siendo un buen amigo de Jesús (porque a veces te da pereza hacer las cosas lo mejor que sabes), si te vas a levantar para ir a la iglesia o no, si vas a contagiar a los demás tu alegría aunque estés cansado, si vas a ayudar todo lo que puedas…

Bueno, aquí tienes una lista de las diez mejores razones para seguir siendo un ¡genial amigo de Jesús! Quizás ella te ayude a decidir.
10. No cuesta nada que no puedas dar… y es gratis probarlo.
9. No hay nada tan bueno en la tele o en el MSN… te ayuda a ser mejor por dentro.
8. Estás muy guapo cuando te vistes para ir a la Iglesia.
7. Si vas a alguna celebración con tus padres, estás con ellos y… siempre puede caer una bolsa de patatilla u otra cosa después.
6. Es una buena manera para encontrarte y compartir con tus amigos.
5. No todo el mundo puede decir que habla con alguien que no puede ver con los ojos, porque no sabe escuchar ¡tú tienes lo oídos bien afinados!
4. Te sientes mejor porque sabes que hay alguien que siempre guardará tus mayores secretos.
3. Si tienes un examen y estás nervioso, pues pedirle ayuda y lo hará.
2. Si te equivocas, estás perdonado desde el principio.

Y razón nº 1:
Puedes perderte algo realmente importante.
¿Qué podría ser eso tan importante? El trozo de la Biblia que hemos leído al principio puede que nos ayude a encontrar lo que es.
Era el domingo después que Jesús había sido crucificado y sus discípulos se habían reunido en un salón con las puertas cerradas. Estaban juntos en ese salón cerrado porque tenían miedo. Tenían miedo por lo que los enemigos de Jesús les fueran a hacer. La Biblia nos dice que, aunque las puertas estaban cerradas, Jesús se apareció dentro del salón y estuvo con sus discípulos. Cuando los discípulos vieron a Jesús, se pusieron muy contentos.
Uno de los discípulos, cuyo nombre era Tomás, no estuvo allí con los otros en el salón cuando Jesús se les apareció. No sé porqué Tomás no estuvo allí. Quizás estuvo pescando o tal vez decidió quedarse en su casa ese día. Cuando los otros discípulos vieron a Tomás, le dijeron que habían visto a Jesús, pero él no les creyó, “Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré,” les dijo Tomás.
Una semana más tarde los discípulos estaban en la casa otra vez y Tomás estaba con ellos. Ocurrió lo mismo. A pesar de que las puertas estaban cerradas, Jesús vino y estuvo en medio de ellos. Se giró hacia Tomás y le dijo: ”Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe.”
Tomás no necesitó tocar las heridas donde los clavos habían estado, ni poner su manos en su costado. Cayó arrodillado ante Jesús y dijo: “¡Señor mío y Dios mío!”
Antes de que Jesús regresara al cielo a estar con su Padre les dijo a sus discípulos que cuando dos o tres estuvieran reunidos en su nombre, él estaría con ellos. Por eso es bueno que tengamos amigos que también sean amigos de Jesús y nos juntemos con ellos para adorarle y alabarle. Así que, ¿qué es lo realmente importante que perdemos cuando nos olvidamos de Jesús? Perdemos lo mismo que Tomás se perdió… ¡la oportunidad de estar con Jesús y sentir que nos quiere!

Fuente/Autor: Reflejos de luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *