Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Migrantes alcanzan cifra récord en EU
01/27/2020
Presidente de Episcopado colombiano pide ir a las causas de los desplazamientos
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Fundación Raoul Follereau exulta …

27 de enero de 2020

La Fundación Raoul Follereau exulta por la canonización del misionero belga P. Damián De Veuster, el Apóstol de los Leprosos.

París, Francia.

Era el 17 de abril de 1967, un lunes hace 42 años, cuando Raoul Follereau, más conocido como el “Vagabundo de la Caridad”, atravesó el Portón de Bronce del Vaticano para dirigirse a una audiencia privada a la que el Papa Pablo VI lo había convocado.

Junto con él estaban miembros del Movimiento Internacional que promovía la beatificación del Padre Damián de Veuster. Entregaron al Santo Padre una petición. De 52 países del mundo, 32.864 enfermos de lepra, de diversas confesiones, y 302 Obispos católicos, dieron su testimonio de reconocimiento y respeto por la figura del p. Damián.

Diez años más tarde, el 7 de julio de 1977, Pablo VI promulgó un decreto que reconocía las virtudes heroicas del Siervo de Dios, el p. Damián de Veuster, misionero belga que dedicó su vida al apostolado con los leprosos.

Hoy, la Fundación Raoul Follereau se une a la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María (de Picpus) y a todos los hombres de buena voluntad que han orado por al canonización del misionero belga. El próximo 11 de octubre, en efecto, el Santo Padre Benedicto XVI inscribirá al Padre Damián de Veuster en la Gloria eterna de los santos en el Paraíso.

La Fundación Raoul Follereau está feliz por la contribución brindada por su fundador a la causa de canonización del Apóstol de los Leprosos, y recuerda las palabras que Raoul Follereau dirigió al Santo Padre, las que hoy resuenan con toda su actualidad: “Aquello que el mundo necesita, es un diluvio de caridad, y yo quisiera que la fiesta del Padre Damián se celebrase un día para iluminar la Jornada de los Leprosos en el calendario de la Iglesia Universal, para enseñar a los hombres a amarse aún más. Pues el arma para vencer esta guerra contra el hambre, la miseria, las enfermedades, la ignorancia, es precisamente aquella del Padre Damián: ¡la Caridad!

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *