Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Saber corregir para enseñar a descubir el bien
01/27/2020
Fabricando un padre
01/27/2020

Familia

Espera, no tan rápido

27 de enero de 2020

Cuentan que una vez un científico soberbio fue con Dios y le dijo:

– Señor, convocamos a una junta científica mundial y hemos decidido que ya no te necesitamos.

El Señor con su infinita paciencia oyó al hombre y le preguntó:

– ¿Ah sí? ¿Y cómo llegaron a esa decisión?

– Pues ya hacemos trasplantes de prácticamente cualquier miembro del cuerpo, podemos hacer bebés para parejas que no pueden tener hijos, crear vida artificial, clonar a la gente y hacer todas esas cosas que antes se consideraban
milagrosas.

Dios sólo lo escuchaba y luego atinó a decir:

– ¿Pueden crear vida?

– Así es, respondió el científico.

– ¿Qué te parece si hacemos un concurso de crear vida? Lo hacemos del modo antiguo, así como yo formé a Adán; tú sabes.

– Me parece bien, contestó el científico.

– Está bien, pues comencemos, exclamó Dios.

Entonces el científico tomó un puño de tierra, y le dice Dios:

– ; consíguete tu propia tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *