Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
NO TE HE NEGADO
01/27/2020
Cambiar al mundo
01/27/2020

Tu Página

Eres un caso perdido

27 de enero de 2020

Al final del curso escolar, el maestro de música preparó un recital para mostrar a los padres de familia los avances de sus hijos dentro de esta rama artística. Los padres de Diego iban muy emocionados porque a ellos les apasionaba la música y deseaban con todas sus fuerzas que su hijo se contagiara también de esta pasión.

Uno a uno fueron apareciendo los muchachos en el escenario para demostrar sus aptitudes y, al final, le tocó el turno a Diego. Desgraciadamente, lo hizo sin gracia y con la técnica equivocada. Pocos aplaudieron al finalizar su ejecución y sus padres se sintieron muy defraudados.

Cuando el maestro de música terminó de dar su discurso de clausura y agradeció a los presentes por su asistencia, bajó del escenario y se reunió con varios de los padres de sus alumnos. Muchos estaban radiantes por la excelente ejecución musical de sus hijos, otros le agradecían con euforia su maravilloso trabajo y, por último, se encontraban los papás de Diego, tristes y avergonzados por la deprimente aparición de su hijo.

Cuando el maestro terminó de saludar a todos aquellos padres alegres y satisfechos, se acercaron los padres de Diego y le preguntaron al maestro la razón del fracaso de su hijo; éste, con tono prepotente, les contestó: Diego es un caso perdido. No aplica las técnicas que le doy a conocer y por eso fracasa. Sería mejor que dejara de perder el tiempo y dinero aquí y estudiara otra cosa, algo en lo que de verdad sea bueno y tenga futuro.

Efectivamente, Diego no aplicaba las técnicas que su maestro le mostraba; por el contrario, prefería interpretar sus propias composiciones.

Cuando los padres de Diego hablaron con él para tratar de convencerlo de que dejara la música y se dedicara a algo más, éste se negó rotundamente y sólo respondió: Tal vez puedan negar que tengo cualidades, pero no me pueden negar la oportunidad de intentarlo de nuevo, y se dedicó en cuerpo y alma a la música.

Es por esa decisión y espíritu de lucha que hoy, seis décadas después, se escucha por todo el mundo sinfonías magistrales compuestas por dicho maestro.

Por eso, este artículo va dedicado a todos esos casos perdidos que van por el mundo escuchando negativas y descubriendo obstáculos en su camino.

No se den por vencidos. Muchas veces los contratiempos los producimos nosotros mismos con nuestro pesimismo o la falta de confianza en nuestras capacidades personales; no se dejen persuadir por aquellas voces, internas o externas, que les dicen que ustedes no pueden.

Si se atreven a actuar, descubrirán que son capaces de hacer cosas que ni ustedes mismos se hubieran imaginado. Sobre todo, experimentarán la alegría de ser cada día mejores y, como consecuencia, ser ejemplo y testimonio de superación para los demás.

Fuente/Autor: Lupita Cervantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *