La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
PASTORAL JUVENIL DE LA PARROQUIA DE SAN PEDRITO
01/27/2020
Padecen jóvenes de doble vida
01/27/2020

Mundo Joven

Encuentro internacional de los responsables de las Jornadas Mundiales de la Juventud

27 de enero de 2020

: “La JMJ no es magia. La preparación debe ser seria y estar al servicio de la evangelización”.

Roma, Italia

Se han llevado a cabo en Roma, del 3 al 5 de abril, los trabajos del “Encuentro internacional de los operadores de pastoral juvenil: de Sydney 2008 a Madrid 2011”, organizado por el Pontificio Consejo para los Laicos. Participaron los delegados de unos 70 países de los cinco continentes y los representantes de 34 movimientos eclesiales y asociaciones juveniles. El congreso ha trazado un balance de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2008 de Sydney y lanzado el itinerario de preparación para la próxima JMJ internacional de Madrid 2011.

“La pastoral de las jóvenes generaciones no es un apéndice de la acción pastoral ordinaria de la Iglesia, sino su centro, su corazón”, dijo, abriendo los trabajos de la asamblea, el Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, el Card. Stanislaw Rylko. “La pastoral juvenil es una pastoral que no puede permitirse rutina y mediocridad. Exige una constante conversión del corazón y la continua búsqueda de vías siempre nuevas para el anuncio de Cristo. Las Jornadas Mundiales de la Juventud han llegado a ser providenciales catalizadores del compromiso pastoral de la Iglesia a favor de las jóvenes generaciones, llevan a cabo una preciosa función de orientación, de inspiración y de aliento. Y a lo largo de los años se han revelado asimismo un extraordinario observatorio del mundo juvenil a escala planetaria que permite individuar tendencias que surgen entre los jóvenes que difícilmente encuentran espacio en los medios”.

Uno de los frutos más bellos de la JMJ de Sydney es el incremento de las vocaciones, además del hecho que ha cambiado la imagen de la Iglesia católica en Australia, donde ahora también los no creyentes la miran con más respeto. Ese es en síntesis el balance trazado por el Arzobispo de Sydney, el Cardenal George Pell. Con todo, el Arzobispo ha puesto en guardia contra los entusiasmos fáciles: “La JMJ no es magia. La preparación debe ser seria y estar al servicio de la evangelización”.

Mons. Anthony Fisher presentó los primeros datos de una investigación encomendada por el Comité de Sydney sobre el impacto pastoral de la JMJ en Australia. En síntesis, los investigadores han tenido los siguientes hallazgos: siete participantes de cada diez consideran la experiencia vivida como una de las mejores de su vida; los participantes consideran muy importante compartir la propia fe con otros jóvenes; la Vigilia, la Via Crucis y la Misa final son considerados los momentos más importantes del evento. Por esto Mons. Fisher habló de los que considera los principales frutos de Sydney: las conversiones, el fortalecimiento de la identidad cristiana y católica, la renovación en las diócesis australianas, el impacto positivo sobre toda la comunidad de Sydney y de Australia. Durante el encuentro se presentó cuatro experiencias de pastoral nacional en América, África, Asia y Europa.

En 2011 la XXVI Jornada Mundial de la Juventud será acogida por España, y el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio M. Rouco Varela, subrayó que, al contrario de Australia, España es un país en el que el Evangelio ha resonado desde sus orígenes, y que conoce una gran vitalidad de fe, lugar de nacimiento de numerosos e importantes caminos vocacionales; y sin embargo ella también tiene necesidad, como toda Europa, de renovar sus raíces cristianas. “Debemos anunciar de nuevo el Evangelio, hacer nuestra la tarea de la nueva evangelización, llevando a Cristo allí donde no es conocido”, afirmó el Card. Rouco Varela. Otras intervenciones han tratado acerca del itinerario de preparación hacia la XXVI GMG, utilizando como hilo conductor el magisterio del Papa Benedicto XVI, y la situación de la pastoral juvenil en España. Se presentó asimismo todo el Comité que está preparando el evento de Madrid y se ilustró los primeros proyectos para la acogida, poniendo sobre todo el acento en cómo asegurar la participación de los jóvenes provenientes de países desaventajados.

El Secretario del Pontificio Consejo para los Laicos, Su Exc. Mons. Josef Clemens, presentó el Mensaje del Papa Benedicto XVI a los jóvenes con ocasión de la XXIV Jornada Mundial de la Juventud: “El Santo Padre propone en estos tres años a los jóvenes cristianos un auténtico camino de formación hacia Madrid. Y como se puede notar, en cierto sentido gira alrededor de las tres virtudes teologales: esperanza, caridad y fe”.

El Card. Rylko tuvo la tarea de clausurar los trabajos. “Lo que hemos vivido estos días – dijo – ha sido algo cercano al cenáculo de Pentecostés: la experiencia de una Iglesia joven, misionera, a la escucha del Espíritu Santo. Hemos escuchado varios testimonios y conferencias, pero la voz fundamental que obraba era la voz del Espíritu Santo. ¿Qué dice el Espíritu Santo en este momento histórico de la Iglesia? Llama a la Iglesia a la misión de siempre, a evangelizar y a evangelizar a las jóvenes generaciones. Esta es una prioridad para vosotros que os encontráis en el corazón mismo de la obra evangelizadora de la Iglesia”.

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *