La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
FE EN DIOS Y ESPÍRITU MISIONERO, CLAVES DE LA SANTIDAD DE JUAN PABLO II
01/27/2020
Unicef ve necesario invertir en jóvenes
01/27/2020

Mundo Joven

EL INDIVIDUALISMO.

27 de enero de 2020

I.- INTRODUCCIÓN.
El individualismo es una actitud basada en considerarse a uno mismo el centro y la medida de los otros. Así todo liberalismo que concibe al individuo como sujeto aislado y enfrentado a las otras individualidades en economía, en derecho, en moral, en espiritualidad, etc.


Igualmente este individualismo es hedonista y pragmático, ya que concibe la vida como fuente de bienestar individual y en el que solo cuenta la eficacia para su consecución, prescindiendo de las necesidades de los otros, desbordamiento de su amor, cada persona individual es creación de Dios. Aparece con claridad, como cada persona concreta, es querida por Dios,(Gen 2,7-22)

II.- MANIFESTACIONES DEL
 INDIVIDUALISMO.
El individualista es el que va exclusivamente a lo suyo; carece de comprensión y de servicio a los demás, su espíritu está impregnado en muchas realidades, comportamientos e incluso valores. Se haya hasta presente en campos de la solidaridad, cuando esta se utiliza para provecho propio.

 También existe un individualismo más profundo, donde la solidaridad no aparece nunca. Es aquel que solo busca lo suyo, por tanto, practica y vive permanentemente la insolidaridad, se cree que todo lo sabe, que todo lo puede y que todo lo hace.

 El individualismo puede ser por acción o por omisión, igualmente este es siempre expresión de dos grandes males que jamás se separan: la ignorancia y la soberbia, como causas internas, y el ambiente materialista actual, en que solo se confía en el dinero y el poder como causas externas. 

A realizarse en la dinámica social y comunitaria del pueblo, como sujeto de la Alianza. (Ex 6,7-9)

 El individualismo se manifiesta de formas diversas:

 Olvido y menosprecio de los que vivieron antes que nosotros.- Demasiadas veces pensamos, hablamos y obramos como sí todo empezara y terminara en nosotros mismo, cuando la verdad es que si pensamos, hablamos y obramos es porque otros lo hicieron ante que nosotros, somos una continuación.

 Olvido y menosprecio de los que vivirán después de nosotros.- El individualismo se ve solo a si mismo, solo su propio ser, solo su propio tiempo, se desentiende del futuro en tanto que no será para él.

Olvido y menosprecio de cuantos conviven con el.- Así cuando al individualista le falta visión histórica del pasado y del futuro, le falta visión de la actualidad, solo ve su propia realidad, a los otros miembros de la sociedad solo los ve para servirse de ellos, en vez de servirlos.

III.- NIVELES DE INDIVIDUALISMO.
El individualismo personal.- Las relaciones con los demás están impregnadas de individualismo, si en nuestro modo de pensar, nos encontramos en constante oposición con los demás, o nos creemos en posesión de toda la verdad. En su modo de actuar, el individualista, se suele excusar con frases como: “yo no me meto en líos”, el hace lo que le da la gana, sin tener que ver con nada ni con nadie.

 El individualismo ambiental.- Aunque parezca un contrasentido, existe el individualismo colectivo:


1. La masificación: es un número que se relaciona con otros números, no es mirado ni mira a los demás como sujetos de valor, es llevado y traído, vive en la irreflexión, y uniformidad. La masificación solo deja salida para el conformismo, la inhibición y la soledad.

2. El pasotismo: como contestación a los efectos de la masificación, hay un ambiente de afirmación individual que fomenta y justifica el abandono de la solidaridad, cooperación y responsabilidad compartida.

Es Dios mismo quien anima al hombre a cuidar de los otros como un hermano. (Gen 4,9)

 El individualismo institucional.- La filosofía del sistema capitalista es el individualismo, se basa en la competencia, en el afán de lucro, e ir cada uno a lo suyo. Todas las instituciones que se encuentra en la sociedad se dedican a producir y extender la ideología individualista en serie. En cualquier institución la importancia de la persona está en la funcionalidad y conformación. De aquí que se de la marginación institucional de los débiles, enfermos y ancianos.

IV.- INDIVIDUALISMO Y MILITANCIA.
La acción contra el individualismo, no puede quedar solo en la toma de conciencia de la gravedad de la situación, ni tan siquiera puede quedar en luchar contra el individualismo personal, sino que se ha de luchar en todos los ámbitos donde se produce el individualismo. Esta acción es una exigencia del humanismo y de la vida cristiana.

 Individualismo y humanismo.- Hoy las ciencias humanas y antropológicas se centran en un personalismo que invalidan, por razones humanistas, todo tipo de individualismo. 

Individualismo y fe cristiana.- El cristianismo, sin desvirtuarlo es una vida de solidaridad, de lucha por los demás y de comunión entre los hombres y de estos con Dios.

El Nuevo Testamento: es aún más explícito y radical en la condena del individualismo, precisamente por reconocer y valorar la dignidad de la persona.

 Desde el nacimiento de Jesús (Lc 2,6-7)

 Su muerte en cruz (Jn 19,30)

 Todas las parábolas del capitulo 15 de Lucas

 “Sí yo soy el Maestro y el Señor os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros.” (Jn 13,14) 

“La parábola del Buen Samaritano.” (Lc 10,25-37)

 “Que nadie busque su propio interés sino el ajeno.” (1 Cor 10,24)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *