Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
La acogida al extranjero no es un deber, sino “un modo de vivir”
01/27/2020
Otro Diácono al servicio de los Migrantes
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

El extranjero no es una amenaza: es nuestro hermano en Cristo

27 de enero de 2020

“”, recuerdan los Obispos de África y Europa al final del Seminario de Liverpool sobre la migración.

Liverpool , Gran Bretaña.

Las migraciones constituyen un fenómeno mundial que exige una mayor atención pastoral por parte de la Iglesia y sus pastores”, afirman los Obispos europeos y africanos en el documento conclusivo publicado al final del Seminario promovido por el Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas (CCEE) y por el Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM). El Seminario “Fui extranjero y me habéis acogido: la migración como nuevo momento de la evangelización y de solidaridad”, se realizó del 19 al 23 de noviembre en Liverpool, Gran Bretaña.

“Este fenómeno mundial se refiere a personas de diversas categorías, como migrantes trabajadores y sus familias, estudiantes, refugiados, quienes piden asilo, prófugos internos, víctimas de tráfico de seres humanos, en particular niños y mujeres, y otros tipos”, afirma el documento que fue enviado a Agencia Fides.

Los Obispos africanos y europeos destacan que “a partir de los documentos de la Iglesia y diversas experiencias presentadas en el seminario, queremos afirmar que el extranjero no debe ser visto como amenaza o un problema, sino que debe ser visto a través de las lentes de las Sagradas Escrituras y de la Enseñanza de la Iglesia”.

“El migrante, o el refugiado –continúa el documento- debe ser acogido antes que nada como hijo de Dios, creado a su imagen y semejanza, y por este hecho posee una dignidad y derechos inalienables que la Iglesia debe promover y defender a todo costo. También el migrante ha sido salvado por la sangre de nuestro Salvador Jesucristo, y por lo tanto es un heredero del Reino de Dios. Él no es un cualquiera sino nuestro hermano o hermana en el Señor Jesús”.

En el reafirmar la dignidad del migrante, los Obispos recuerdan que este “es una ocasión de gracia que viene de Dios y trae consigo una nueva riqueza cultural, espiritual, de intelecto e inteligencia, creatividad y sobre todo de humanidad”.

Para que la Iglesia esté en la capacidad de dar “la máxima atención a la presencia de los migrantes”, los Obispos piden “a todas las Conferencias Episcopales del África y de Europa constituir, si es que no existen ya, instituciones aptas para el estudio de los migrantes y sobre todo para su acogida y cuidado pastoral. La prioridad debe ser dada al fenómeno de las personas itinerantes, en particular los refugiados, trabajadores migrantes, mujeres y estudiantes que con frecuencia son quienes están más expuestos y son más vulnerables”.

El cuidado de los más débiles es también destacado por otro punto del documento: “Recomendamos que sean nombrados agentes pastorales, diáconos y sacerdotes competentes, para el cuidado pastoral de los migrantes, con especial atención por las mujeres, niños y estudiantes que son más fácilmente explotados por personas sin escrúpulos, carteles criminales, que los convierten en víctimas de prácticas inmorales”.

El fenómeno migratorio es una realidad compleja que necesita estudios adecuados; por esto en el documento se invita a las “Conferencias Episcopales Nacionales y Regionales a dar la prioridad a estudios sobre la migración, para encontrar soluciones a las causas que transforman a una persona en un migrante del África hacia Europa”.

El próximo Seminario CCEE/SECAM sobre migrantes se realizará en el 2009. En el 2011 se realizará una conferencia mundial.

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *