La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
“Vale la pena reconocernos en el mundo como misioneros para los migrantes”
01/27/2020
CATECISMO MARIANO: TODO LO QUE HAS DE SABER SOBRE LA VIRGEN MARÍA
01/27/2020

Editorial

CRUZANDO LAS FRONTERAS DEL CORAZÓN

27 de enero de 2020

El tiempo de Cuaresma es el tiempo exacto para derribar las fronteras humanas que hay en nuestros corazones.

El Papa francisco ha publicado recientemente en su primer mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado y está titulado Migrante y Refugiado: hacia un mundo mejor. En este mensaje nos ofrece un claro desafío cuando afirma enfáticamente:

“Nuestros corazones hacen desear algo “más”…ellos quieren” ser “más”….Los migrantes y los refugiados no son peones en el tablero de ajedrez de la humanidad. Son niños, mujeres, hombres que abandonan o que se ven obligados a abandonar sus hogares por diversas razones, que comparten el deseo legítimo de conocer y tener, pero sobre todo por ser más”.

En 1930 Dorothy Day, una campeona en la hospitalidad radical declaró la necesidad de su día, así como para nuestros días, de esta manera:

“El mayor desafío de nuestros días es la siguiente: ¿Cómo llevar a acabo una revolución de nuestro corazón, una revolución que tiene que comenzar con cada uno de nosotros?”

El desafío es claro-nuestros corazones deben desear hacer algo más-tenemos que empezar una revolución del corazón.

Sin embargo, he estado pensando que existe otro tipo de borde que es aún más difícil de definir y más difícil de cruzar y es aquí donde me refiero a las “fronteras del corazón”. En esencia existen estas fronteras del corazón en cada parte de cada país y en cada lugar que los seres humanos viven. Es aquí donde la revolución del corazón debe pasar para que la Reforma Migratoria pudiera si es que esta revolución del corazón sucediera a todos nosotros, entonces tenemos que aceptar la responsabilidad de hacer más por nuestros hermanos y hermanas inmigrantes y trabajar para cambiar los corazones uno a la vez. En resumen aquí están sugerencias para hacer algo más como cristianos.

1. Tenemos que ayudar a las personas a cruzar las fronteras de su corazón para la humanización de los inmigrantes – que no son “ilegales” ni tampoco pueden ser reducidos a meros números estadísticos.

2. Tenemos que ayudar a las personas a cruzar las fronteras de su corazón, proporcionándoles la verdad. Tenemos que ser más diligentes dando a conocer los hechos o de lo contrario los corazones de la gente se llenaran de la basura de los noticieros las 24 horas, que buscan el sensacionalismo sobre la humanización.

3. Tenemos que ayudar a las personas a cruzar las fronteras de su corazón mediante la predicación y la enseñanza de la doctrina social de la Iglesia católica sin titubeos y con valentía. La verdadera conversión sólo puede ocurrir si el corazón esta formado por la sana doctrina de lo que Jesús enseño.

Tenemos que tomar la responsabilidad personal y dándonos cuenta del deseo de nuestros corazones de hacer más y permitir la revolución en nuestro corazón para empezar todos y cada uno de nosotros a participar activamente en el proceso de conversión del corazón en este tiempo de cuaresma del 2014.

Fuente/Autor: La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *