Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
SAN MARTÍN DE PORRES
01/27/2020
Los mártires mexicanos trajeron una nueva primavera de fe
01/27/2020

Testimonios

Charles de Foucauld

27 de enero de 2020

Sacerdote, ermitaño. Vivió en el desierto entre los pobres el amor radical a Cristo.
(1858-1916)

Beatificación: Roma: 13 de noviembre, 2005

Charles Eugene, visconde de Foucauld, nace en la aristocracia, en Estrasburgo (Francia) el 15 de septiembre de 1858. Huérfano a los seis años, su hermana y el son criados por su abuelo. Estudió con los jesuitas en Nancy y Paris (1872-1875).

Entro en la academia militar en 1876. En 1880 fue enviado como oficial a Setif, Argelia. En 1881 fue despedido por mala conducta. Se fue a Evian, Francia. Dos meses mas tarde, durante la revuelta de Bon Mama en Oran del Sur, Charles se re-enlista y peleo los ocho meses de la revuelta. Después renunció a su puesto para estudiar árabe y hebreo por 15 meses. Entonces emprendió, en 1883, una expedición por el desierto de Marruecos, hizo mapas de los oasis del pais y recibió la medalla de oro de la Sociedad Francesa de Geografía. Exploró Argelia y Tunez desde septiembre del 1885 hasta enero del 1886, cuando regresó a París para trabajar en su libro sobre Marruecos (se publicó en 1888).

En 1886 tuvo una profunda experiencia de conversión. La vida entre los seguidores del Islam le hizo pensar. Esta gente se toma muy en serio su religión. El, por el contrario, había vivido derrochando dinero y aventurando. Comenzó a rezar: “Señor, si existes, que yo te conozca”. Un amigo lo dirigió al Padre Huvelin. Cuando Charles explicó que no era creyente, el sacerdote simplemente le ordenó a confesarse. Charles obedeció y salió del confesionario un hombre nuevo. “Tan pronto como creí que había un Dios, comprendí que no podía hacer otra cosa sino vivir para El; mi vocación religiosa es del mismo momento que mi fe: Dios es tan grande”

Desde entonces optó por una vida muy sencilla, durmiendo en el piso y orando diariamente por oras. Fue de peregrino a Tierra Santa Nov. 1888-Feb 1889. El resto del 1889 lo pasó en retiros espirituales. El 16 de enero de 1890 entró con los monjes trapenses del monasterio Notre Dames-des-Neiges y toma el nombre Marie-Alberic. En junio se trasladó al monasterio de Akbes, Siria. Desde allí lo envian a estudiar a Roma en Octubre, 1896. Pero tres meses mas tarde salió de los trapenses. Sus pensamientos estaban con los pueblos del Africa que no conocían a Cristo. Se fue a pie de peregrino a Tierra Santa y después volvió a Francia para estudiar para el sacerdocio. Fue ordenado en Viviers el 9 de junio de 1901. A fines de ese año se fue a vivir a la región de Oran Sur, cerca de Marruecos, para establecer una orden para evangelizar a Marruecos. En 1902 comenzó a comprar esclavos para liberarlos. En 1904 se dedicó a la evangelización de los Tauregs, tribu nómada. Tradujo los Evangelios al lenguaje al taureg y en noviembre, 1908 tradujo poesía taureg al francés. Escribió varios libros sobre los tauregs, en particular una gramática y un diccionario francés-tuareg, tuareg-francés. Los bereberes del desierto le llamaban «marabut». Eventualmente se estableció en el corazón del desierto del Sahara, en Tamanrasset (Hoggar, Argelia).

En marzo del 1909 logró fundar la Unión de Hermanos y Hermanas del Sagrado Corazón para evangelizar las colonias francesas de Africa.

El 1 de diciembre de 1916, a la edad de 58 años, muere por un disparo de fusil en medio de una revuelta anti-francesa de los bereberes de Hoggar. Muere víctima de los que decían que su bondad producía sentimientos amistosos hacia los franceses.

Diez congregaciones religiosas y ocho asociaciones de vida espiritual han surgido de su testimonio y carisma. En 1933 y 1939 respectivamente, se formaron en Argelia Los Hermanitos de Jesús y Las Hermanitas de Jesús las Hermanitas de Jesús, ambos inspirados por el ejemplo y las enseñanzas de Charles De Foucauld. Los miembros viven en pequeñas comunidades llamadas fraternidades, en areas de pobreza. Se mantienen haciendo el mismo trabajo que sus vecinos. Otras asociaciones: Las Hermanitas del Sagrado Corazón, las Hermanitas del Evangelio, las Hermanitas de Nazaret, los Hermanitos del Evangelio y la Fraternidad Jesús Caritas, o La Fraternidad .

Fuente/Autor: Padre Jordi Rivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *