Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
“Cruzar se va a poner muy duro”
01/27/2020
‘Mejor asaltados que muertos de hambre’
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Candidatos demócratas se comprometen en español a reforma migratoria

27 de enero de 2020

Miami (EEUU)(EFE).- Los aspirantes demócratas a la Casa Blanca se comprometieron en español a aplicar de inmediato una reforma migratoria y una atención prioritaria a las relaciones con Latinoamérica.

Los candidatos demócratas participaron por primera vez en un debate organizado por la cadena de televisión Univisión, líder en audiencia entre los hispanos de Estados Unidos, para explicar sus posiciones en temas clave que interesan a los latinos como Irak, la inmigración, la educación, salud y las relaciones con Latinoamérica.

El debate estuvo moderado por los presentadores estrella de Univisión, María Elena Salinas y Jorge Ramos, que preguntaron en español mientras los candidatos respondían en inglés y con traducción simultánea al español.

La interpretación simultánea hizo que en algunas ocasiones no se entendiesen bien las respuestas de los siete candidatos al mezclarse el sonido en inglés y en español.
El más perjudicado, en este sentido, fue el senador Barak Obama por la falta de fluidez en la traducción al español.

“Es un honor esta aquí”, respondió John Edwards a la pregunta de si consideraba que era un riesgo participar en un debate en Univisión para una audiencia hispana.

El debate se celebró en el polideportivo de la Universidad de Miami y es el décimo en el que se han reunido los aspirantes demócratas durante la presente campaña electoral y la primera vez que unos candidatos a la Casa Blanca han aceptado un debate organizado por Univisión.

Jorge Ramos explicó que Univisión ha invitado a los aspirantes republicanos a la candidatura presidencial para que participen en un debate similar.

María Elena Salinas destacó al principio del debate que la aceptación de los candidatos a debatir en Univisión demuestra la extraordinaria importancia del voto hispano en las elecciones de 2008.

De los 44 millones de hispanos residentes legales en EEUU, hay otros 12 millones de indocumentados, 17 millones tienen derecho a voto y en las elecciones pasadas votó menos de la mitad.

La situación en Irak acaparó el primer segmento de preguntas y con ciertos matices los candidatos demócratas se pronunciaron a favor de una retirada gradual de las tropas de EEUU.

Hillary Clinton reiteró que es tiempo de sacar a las tropas estadounidenses de Irak porque “desafortunadamente y a pesar del heroísmo de nuestros jóvenes militares, el gobierno iraquí no ha llegado a ningún tipo de reconciliación política”.

“Por eso debemos dejar de estar en su guerra civil y traernos las tropas a casa”, agregó.
El gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, dijo que si gana las elecciones traerá a las tropas en un periodo de seis a ocho meses.

Sobre la reforma migratoria, la primera pregunta fue por qué están a favor de construir un muro en la frontera de EEUU con Mexico y no con la de Canadá.

Barak Obama recordó que su padre había venido de Africa y que respalda la necesidad de todo inmigrante en la búsqueda de una vida mejor.

“El muro es un ejemplo horrendo de la política de Washington”, dijo Richardson, el único junto con el senador Christopher Dodd que habla español.

Richardson, de madre mexicana y el único aspirante a la Casa Blanca con sangre hispana, se opuso, al igual que el resto, a la continuación de las redadas contra indocumentados “porque están deshumanizando a los inmigrantes”.

El más rotundo fue el congresista Dennis Kucinich al señalar que nada más llegar a la Casa Blanca cancelaría el Tratado de Libre Comercio con México porque es parte del problema del aumento del desempleo en ese país y Centroamérica.

Clinton se pronunció a favor de tener mas patrullas y tecnología en las fronteras, y en ciertas áreas, “incluso una barrera física porque creo que debemos proteger nuestras fronteras”.

Esos aspectos, en su opinión, deben formar parte de una reforma migratoria exhaustiva y que el Gobierno federal debe tener un liderazgo en esta materia.

Sobre las relaciones con Latinoamérica, Dodd destacó que no se está invirtiendo lo suficiente y que ni una mínima fracción del gasto de la guerra de Irak llega a los países latinoamericanos.

“Estamos permitiendo a Hugo Chávez ganar en el campo de las relaciones públicas en Latinoamérica porque no hemos invertido lo suficiente en la región”, dijo Dodd.
Para tratar con Chávez, dijo Edwards, no se puede improvisar y es necesario establecer una política global con Latioamérica.

Richardson se mostró favorable a levantar el embargo con Cuba en el momento en que sean liberados todos los presos políticos y Mike Gravel defendió una política de brazos abiertos con Latinoamérica, incluido el presidente venezolano.

Clinton consideró que ante una Cuba sin Fidel Castro Estados Unidos debe ayudar a la isla caribeña a tener una transición pacífica hacia la democracia.

Para ello se debe trabajar con las naciones democráticas de Latinoamérica y con Europa, precisó.

“Los cubanos se merecen libertad y democracia. Todos tenemos esperanzas en que se pueda lograr y de manera pacífica”, dijo.

Las últimas encuestas entre los candidatos demócratas dan a Clinton el 39 por ciento de popularidad, mientras que su mayor contendiente, Barak Obama, tiene el 23 por ciento. EFE

Fuente/Autor: 2007, La Raza Chicago, Inc Publicado el 09-09-2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *