“Hay que hacer el bien, todo el bien posible, y hacerlo de la mejor manera posible”.

Beato Scalabrini
Su Santidad Juan Pablo II
01/27/2020
Guatemala recuerda los 10 años del asesinato del Obispo Juan José Gerardi
01/27/2020

Testimonios

Benedicto XVI recuerda a una religiosa asesinada en un rito satánico

27 de enero de 2020

Sor Maria Laura Mainetti, fallecida en el año 2000

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 9 abril 2008

Benedicto XVI recordó al final de la audiencia general de este miércoles a sor Maria Laura Mainetti, acuchillada en la noche del 6 al 7 de junio de 2000 por tres chicas menores durante un rito satánico.

Entre 20.000 peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa saludó «las Hermanas Hijas de la Cruz y a los laicos que comparten el carisma, reunidos aquí en el recuerdo» de la religiosa de esa congregación.

Sor Maria Laura, «fiel a la entrega total de sí misma, sacrificó la vida, rezando por quien la golpeaba», explicó.

El asesinato de la religiosa ha sido reconocido como martirio por la Congregación para las Causas de los Santos. El anuncio fue hecho el 20 de marzo por el obispo emérito de Como, monseñor Alessandro Maggiolini, al término de la Misa Crismal.

El vía libre de la congregación vaticana al «Decreto de validez jurídica» fue emitido el 11 de enero de 2008, abriendo así la vía a la beatificación de la religiosa.

Sor Maria Laura, cuyo nombre de pila era Teresina Mainetti, nació en Colico, Italia, el 20 de agosto de 1939. Enseñaba en las escuelas gestionadas por la Congregación y en el momento de la muerte era superiora de la comunidad de las Hija de la Cruz en el Instituto Maria Inmaculada de Chiavenna.

La religiosa fue asesinada «en nombre de Satanás» por tres chicas –Ambra, Veronica y Milena, condenadas por el homicidio y actualmente fuera de la cárcel– que le tendieron una trampa: le llamaron haciéndole creer que una chica necesitaba su ayuda moral pues había quedado embarazada.

Una vez llegada a la cita, sin embargo, fue agredida y acuchillada 19 veces. Las tres jóvenes se lanzaron sobre ella con pedradas sin hacer caso de las imploraciones de la religiosa que, a punto de morir, invocó para ellas el perdón de Dios.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *