“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Tercer anuncio de la pasión
01/27/2020
PEREGRINACIÓN DE LA URNA DEL BEATO SCALABRINI POR LA DIÓCESIS DE PIACENZA
01/27/2020

Scalabrini

APERTURA DEL AÑO CENTENARIO DE LA MUERTE DE JUAN BAUTISTA SCALABRINI.

27 de enero de 2020

COMUNICADO DE PRENSA en ocasión de la Solemne Apertura del Año Centenario de la Muerte del Beato Juan Bautista Scalabrini.

En este año que recordamos el Centenario de la muerte del Beato Juan Bautista Scalabrini, el domingo pasado 30 de enero del 2005, a las 3:30 p.m., en la Iglesia de los santos Ambrosio y Carlos al Corso en Roma se tuvo la solemne celebración de apertura de las actividades del Centenario. La celebración la presidió Su Eminencia el Cardenal Angelo Sodano, Secretario de Estado de Su Santidad Juan Pablo II.

Las celebraciones del Centenario tendrán su culmen en Piacenza el 1ro. de junio del 2005, fecha del aniversario de la muerte de Scalabrini.

El Beato Juan Bautista Scalabrini, nacido en Fino Mornasco (Como) el 8 de julio del 1839, fué consagrado obispo de Piacenza el 30 de enero del 1876 en la Capilla de Propaganda Fide en Roma.

Admirador de San Carlos Borromeo, que escogió como modelo de santidad y de celo pastoral, en sus frecuentes visitas a Roma, Scalabrini frecuentemente pasaba por la Iglesia de San Carlos al Corso hospedándose en el Colegio Lombardo que fue muchas veces objeto de gran atención por parte suya.

Desde el 1876 hasta su muerte fue obispo de Piacenza, donde se distinguió por sus numerosas iniciativas pastorales y sociales. Desde su sede de Piacenza Scalabrini supo profundizar el fenómeno de la migración que ya era en gran crecimiento en la segunda mitad del siglo XIX.

Scalabrini es de hecho recordado hoy en día por sus iniciativas a nivel pastoral, legislativo y asistencial a favor de los migrantes italianos al final del siglo XIX y al inicio del XX. Para asistirlos fundó las Congregaciones de los Misioneros (1887) y de las Hermanas Misioneras (1895) de San Carlos y los animó, junto con la Sociedad de San Rafael, a involucrar a laicos en la asistencia en los puertos desde donde partían en Italia y en aquellos donde llegaban en América.

El Beato abrió a la Iglesia y a la sociedad de su tiempo una nueva dimensión pastoral y una visión histórica más completa, entreviendo y proponiendo a sus contemporáneos y a sus sucesores, que la migración humana es parte del tejido evolutivo de la historia y es instrumento de la Providencia para la unidad y la evangelización de los pueblos.

Más recientemente un tercer Instituto religioso tuvo su inicio en Suiza siguiendo la espiritualidad de Scalabrini: el Instituto de las Misioneras Seglares Scalabrinianas. Hoy, de frente al urgencia del fenómeno migratorio, un creciente movimiento de voluntarios laicos responden al reto inspirándose a la figura y a las intuiciones de Scalabrini.

Los tres Institutos de la familia scalabriniana acogen la ocasión del Centenario para profundizar el Carisma de atención a los migrantes, que representa la herencia espiritual y moral del Beato, y lo reproponen de frente al vasto fenómeno de las migraciones modernas, no solo en el campo eclesiástico pastoral y asistencial, sino también en los ámbitos de la sociedad civil y de las particularidades responsabilidades políticas y legislativas.

Para la celebración del 30 de enero fueron invitados autoridades religiosas, civiles y militares. Las siguientes personalidades participaron:

Los Eminentísimos Cardenales:

Su Em.cia el Card. Luigi Poggi
Sua Em.cia el Card. Bernard Law, Obispo de la Basílica de Santa María Mayor y Obispo Emérito de la Arq. de Boston.

Los Excelentísimos Obispos:

Su Ex.cia Mons. Silvano Tomasi, cs Representante de la Santa Sede ante los Oficios de la ONU y ante la Organización Mundial de Comercio (WTO) en Ginebra.
Su Ex.cia Mons. Velasio De Paolis, cs. Secretario del Supremo Tribunal de la Signatura Apóstolica.
Su Ex.cia Mons. Silvano Piergiorgio Nesti, cp., Secretario, Congregación de los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apóstolica.
Su Ex.cia Mons. Edward Nowak, Secretario de la Congregación para la Causa de los Santos.
Su Ex.cia Mons. Agostino Marchetto, Secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes.
Su Ex.cia Mons. Oscar Rizzato
Su Ex.cia Mons. Delio Lucarelli, Obispo de Rieti.
Su Ex.cia Mons Keresztes Szilárd, Obispo de Haidudorog (Hungría) miembro del Pontifico Consejo de la Pastoral para los Migrantes y los Itinerantes.

Las Ilústrisimas Autoridades Civiles y Militares:

Hon. Profr. Domenico Fisichella (y su apreciable Esposa), Vicepresidente del Senado de la República Italiana.
Hon. Antonio Tajani (y su apreciable Esposa), miembro del Parlamento Europeo y Concejal del Ayuntamiento de Roma.
Gen. Nino Di Paolo, Jefe de Estado Mayor, Comandante general de la Guardia de Hacienda.
Hon. Maria Coscia, Concejal para la educación del Ayuntamiento de Roma, y representante del On. Walter Veltroni, Alcalde de Roma.
Hon. Fabio Sabatini Schiuma, Vicepresidente del Consejo del Ayuntamiento de Roma.
Hon. Carlo Umberto Casciani, de la Comisión de las Políticas Sociales del Ayuntamiento de Roma.
Hon. Giuseppe Lobefaro, Presidente del Municipio 1 de Roma.

Sus Excelencias:

Los Representantes de las Embajadas ante la Santa Sede de algunos países donde trabajan los Institutos de la Familia Scalabriniana:
Argentina, Canadá, Colombia, Filipinas, México, Polonia, Perú, Venezuela.

Muchos representantes de Institutos de Religiosos y Religiosas residentes en Roma.
Estaban también presentes sobre todo muchos miembros de las comunidades de migrantes de Roma, particularmente de las Capellanías para los Latinoamericanos (de lengua española y portuguesa) y los Filipinos, y de agencias de servicio para los migrantes que están bajo la dirección de los misioneros scalabrinianos.
La Santa Misa fue enriquecida por diversas manifestaciones y sonidos de 7 coros: el coro de las comunidades de formación (de la misioneras: noviciado y junioras; de los misioneros: filosofía y teología), el coro y la coreografía de los niños de las comunidades filipinas, los coros de las comunidades latinoamericanas (en lengua española y portuguesa), rumena, congoleña y el coro de la Parroquia del Smo. Redentor de Val Melaina en Roma.

Fuente/Autor: Humberto Chacón Flores – Corresponsal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *