“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
El Papa a jóvenes: Sean protagonistas de una sociedad inspirada en el Evangelio de Cristo
01/27/2020
El “rock” del Papa Francisco arrasa en la prisión
01/27/2020

Mundo Joven

ROLANDO RIVI, muy pronto será beato

27 de enero de 2020

EL SIERVO DE DIOS ROLANDO RIVI, MÁRTIR DE LA SOTANA

El Siervo de Dios Rolando Rivi nació el 7 de enero de 1931 en un pequeño pueblo cerca de Castellarano, en la provincia de Reggio Emilia, llamado san Valentín.A los 11 años ingresó al seminario en el otoño de 1942; como era costumbre llevaba la sotana, la cual era su orgullo y también fue este amor por la sotana que lo llevó a entregar su vida por Cristo.Durante su permanencia en el seminario era muy distinguido entre sus compañeros, conservando siempre el deseo de ser sacerdote.

Cuando iba a su casa, ayudaba a sus padres en el trabajo y tocaba el armonio en la iglesia, acompañando al coro donde cantaba su padre.Mientras tanto la guerra era cada vez más áspera en esas zonas porque había presencia masiva de los grupos partidistas, formados después de la caída del fascismo y la experiencia trágica del 8 de septiembre de 1943, que llevó a la ocupación por parte de los alemanes. El sector más extremo del comunismo no sólo luchaba contra los alemanes, sino también contra el clero. El anticlericalismo se puso violento y se convirtió en una amenaza creciente.Cuando en 1944 los alemanes ocuparon el seminario Marola, todos los muchachos tenían que regresar a sus hogares. Rolando continuó sintiéndose seminarista: además de estudiar, asistir a Misa diaria y la Comunión, recitar el rosario y de sus visitas al Santísimo Sacramento. A pesar de ser consciente del peligro que corría nunca dejó de llevar su hábito religioso. Sus padres le insistían diciendo: Quítate ese hábito negro, no lo puedes usar por ahora. Pero Rolando respondió: ¿Pero por qué? ¿Qué mal puedo hacer por llevarlo? No tengo ninguna razón para no usarlo. Yo estudio para ser sacerdote y debo vestir en señal de que pertenezco a Jesús. Un acto de amor que le costará la vida.

La vida en san Valentín pasó bastante tranquila durante dos o tres meses, hasta septiembre de 1944. Entonces comenzaron los hatajos fascistas, alemanes. Hubo robos, saqueos, violencia e incluso hechos desagradables contra los sacerdotes.El sacerdote, servidor del Evangelio, se había convertido en el verdadero signo de contradicción, antes, durante y después de la guerra. Por lo tanto fue cada vez más grande el odio y la violencia contra los sacerdotes. Rolando experimentó este odio por partidarios comunistas que vagaban por las colinas.En san Valentín fue atacado primero el Párroco Don Marzocchini siendo gravemente humillado.

Refugiándose más tarde, vino al pueblo un joven sacerdote Don Camellini, al que Rolando había mostrado gran simpatía inmediatamente.El martes 10 de abril de 1945, temprano por la mañana, en la iglesia se celebró la Misa Solemne en honor de San Vicente Ferrer, que no pudo ser celebrado el 5 de abril, siendo la octava de Pascua. Él tocó el órgano y acompañó a los cantores. Antes de salir, hizo arreglos con el coro para cantar la Misa del día siguiente.Mientras que sus padres iban a trabajar al campo, Rolando con sus libros, se fue como siempre al bosque a pocos pasos de su casa y como de costumbre vestía su Sotana negra. En vano durante todo el mediodía lo esperaron sus padres. Su padre y el sacerdote Don Camellini salieron a buscar al joven. Los partidarios llevaron a Rolando a sus escondites en la selva. Así comenzó el camino de la cruz.Primero se lo despojó de su Sotana, que tanto le molestaba a sus perseguidores, insultado y golpeado con un cinturón. Permaneció durante 3 días en manos de sus enemigos recibiendo insultos contra Cristo y el orden sacerdotal.Permanecía el odio contra la Iglesia, el sacerdote y la sotana que representa la consagración a Cristo, aquel hábito que tanto defendía Rolando. Se dijeron mutuamente “vamos a tener mañana un sacerdote menos”.Se lo llevaron sangrando por los bosques cerca de las llanuras de Monchio provincia de Módena, donde ya había una tumba excavada. Llorando pidió ser perdonado y como respuesta recibió una patada. Luego les pidió que le permitan orar por sus padres; puesto de rodillas rezó por su mamá y su papá, y también por sus mismos asesinos.Con dos disparos pusieron fin a su joven vida. Los partidarios, tomaron la Sotana negra considerándola un gran trofeo. Era viernes, 13 de abril de 1945, aniversario del martirio de san Hermenegildo (585 dC). Rolando tenía catorce años y tres meses.

Durante tres días sus padres junto con el sacerdote Don Camellini lo buscaron desesperadamente.Era la noche del sábado 14 de abril cuando uno de sus mismos perseguidores le indicó al sacerdote el lugar donde se hallaba el cuerpo del joven seminarista, que tenía dos heridas: una en la sien izquierda y la otra en el hombro sobre el corazón; su rostro al igual que todo su cuerpo estaba lleno de moretones.El 7 de mayo de 2006 fue abierta en Módena la causa de canonización.Con su vida, sus obras y su ejemplo proclamó la primacía de Cristo en todo, el amor y el respeto a la Sotana y a todo lo que ella representa.

Fuente/Autor: La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *