Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Anuncian próxima canonización del “Apóstol de los leprosos” y de joven monje español
01/27/2020
Óscar Romero
01/27/2020

Testimonios

Obispo de Alicante abre proceso de canonización de joven española

27 de enero de 2020

ALICANTE, España

La Diócesis Orihuela-Alicante informó que este sábado se celebrará el acto de apertura del proceso de canonización de Rebeca Rocamora, una joven catequista que falleció en 1996, a los 20 años, a causa de una grave enfermedad.

Según informa el sitio web de la diócesis, se trata de “uno de los momentos más esperados de los últimos meses” y “será una ceremonia multitudinaria” presidida por el Obispo local, Mons. Rafael Palmero.

Rebeca falleció el 26 de mayo de 1996 a los 20 años de edad en su pueblo natal, Granja de Rocamora, y según afirman los promotores de la Causa “su vida sencilla como catequista parroquial y su aceptación de la enfermedad y forma de afrontar la muerte con alegría, calaron hondo en cuantos la conocieron”.

En octubre de 2008, Mons. Palmero informó a la diócesis sobre la causa de la joven catequista de la Parroquia de San Pedro Apóstol de Granja Rocamora, destacando “la creciente fama de santidad por sus virtudes y de intercesión entre los que conocen y se encomiendan a ella, para que su recuerdo sirva de estímulo a la juventud y en concreto para los catequistas”.

Su vida

Rebeca nació el 7 de septiembre de 1975 en Granja de Rocamora en el seno de una familia cristiana. De cabello rubio, grandes ojos azules y mirada serena, destacó desde pequeña por su sonrisa, inocencia y vitalidad.

En 1985 contrajo una grave enfermedad y la aceptó con entereza y fortaleza, convirtiéndose para todos los que la tratan en ejemplo de alegría, humildad, sencillez y caridad.

Según informó la diócesis, “más tarde, ante la aparición de una nueva e imprevisible enfermedad, su alma madura rápidamente, animando a todos y aceptando su destino. Muchos testimonios constatan esta vivencia cercana, cotidiana, escondida pero extraordinaria, de unas virtudes humanas y cristianas que apuntan a un corazón en que la fe se hizo grande y profunda. En sus últimos días, su respuesta a quienes le insistían en que pidiera salud era: ‘Es que el Señor ya sabe que, si conviene, me la tiene que dar. Yo le pido que aumente mi fe’”.

Falleció el domingo 26 de mayo de 1996 (solemnidad de Pentecostés) dejando un testimonio de vida llena de juventud y hermosura entregadas a Dios, con sólo 20 años de edad.

Para conocer más sobre la vida de Rebeca Rocamora se puede visitar el sitioweb www.rebecarocamora.es

Fuente/Autor: Aciprensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *