“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Momentos alegres #90
01/27/2020
Momentos alegres #92
01/27/2020

Momentos Alegres

Momentos alegres #91

27 de enero de 2020

Estaba Pepito escribiendo su carta al Niño Jesús.

Querido Niño Jesús: me he portado MUY bien este año y quiero que me TRAIGAS una bicicleta. Atentamente: Pepito.
Se dispone a dejar la carta en el Nacimiento, pero en ese momento observa que la figura de la Virgen María le mira fijamente. Arrepentido rompe la carta y escribe de nuevo:
Querido Niño Jesús: CREO que me he portado bien este año, por favor TRAEME una bicicleta. Atentamente: Pepito.
Nuevamente se dispone a dejar la carta, cuando siente la mirada de la Virgen María, que volvía a mirarle fijamente. Rompe la carta arrepentido y vuelve a escribir.
Querido Niño Jesús: No me he portado muy bien este año, pero si me traes una bicicleta, prometo portarme bien el que viene. Atentamente: Pepito.
Va con la carta de nuevo y otra vez la mirada de la Virgen María sobre él. Rompe otra vez la carta y desesperado coge a la Virgen María y la ncierra en el ropero. Vuelve a escribir:
Niño Jesús, tengo a tu jefa, si quieres volver a verla, deja una bicicleta debajo del árbol.

Chistes cortos

– Mamá, mamá ¿por qué te llaman oveja?
– Veeeeeeeeeeee te tú a sabeeeeer-lo.

Llega el marido a casa despues de trabajar y se sienta a la mesa. Se acerca la mujer y le dice al marido:
– ¿Te sirvo?
– A veces.

– ¿Qué hacía Pepito corriendo alrededor de la Universidad?
– Sacando una carrera universitaria.

Se pusieron todos contra la pared, y pared perdió el partido.

Un cubano a otro:
Oye ¿tu sabes quien es Santa Claus?
Pues Papá Noé.
Pué mamá tampoco.

Colmo de un astronauta… que una estrella no le firme un autógrafo.

Era una señora tan gorda pero tan gorda que cuando se pesaba la báscula marcaba: Continuará…

– ¿Qué paso ayer de 6:00 a 7:00 de la tarde?
– Una hora.

Si su perro come concentrado, no lo distraigas.

– Manolo, he perdido a mi perro.
– Pues, pon un aviso en el diario.
– No seas tonto, no sabe leer.

– Manolo ¿tienes hora?
– No, pero mi reloj sí.

– Mamá, en la escuela me fue como en el Polo Norte.
– Ah, ¿sí? ¿Cómo es eso?
– Todo estuvo bajo Cero.

– Manolo, me han regalado mil palomas.
– ¿Mensajeras?
– No, no te exagero, mil palomas.

– ¿Por qué los perros aullan en el desierto?
– Porque no hay árboles, sólo cactus.

– ¿Por qué los negros no comen chocolate?
– Porque tienen miedo de comerse un dedo.

– ¿Cómo le ponen nombre a sus hijos los chinos?
– Cogen una olla, la tiran por la escalera de su casa y como suene…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *