La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Momentos alegres #160
01/27/2020
Momentos alegres #163
01/27/2020

Momentos Alegres

Momentos alegres #161

27 de enero de 2020

Pues bien, resulta que un chico japonés acompaña a su padre nombrado Director General de su empresa en el extranjero. El escolar se incorpora así a un colegio de la localidad.
Coincide con una clase de historia estadounidense en la que la maestra intenta desasnar a sus alumnos ignorantes y por lo demás rebeldes.
Pregunta la maestra: “¿Quién dijo, denme la libertad o denme la muerte?”. Silencio en la clase excepto Suzuki que contesta acertadamente, “Patrick Henry, 1775”.

Segunda pregunta: “¿Quién declaró, el gobierno del pueblo y para el pueblo no debe desaparecer de la faz de la tierra?”. Sin respuesta alguna excepto Suzuki que aclara, “Abraham Lincoln, 1863”.
La maestra impaciente increpa a sus alumnos al comparar su ignorancia con los acertados conocimientos del recién incorporado japonés. “¡A la mierda los japoneses!”, se oye una voz colérica al fondo de la clase. “¿Quién dijo eso?”, pregunta la maestra roja de indignación. Suzuki con conocimiento de causa contesta, “El general Douglas McArthur, 1942”.

La clase se queda en silencio a la vez que uno de los alumnos impresionado declara: “Voy a vomitar”. La maestra se demuda al tiempo que Suzuki sin esperar instruye, “George Bush padre, al Primer Ministro japonés, banquete – visita de Estado del Presidente americano, Japón, 1991”.
En pleno descontrol de la clase otro alumno le grita a Suzuki: “¡Bésame donde ya sabes!”. Suzuki sin inmutarse, “Bill Clinton a Monica Lewinsky, Oval Office, Casa Blanca, 1997”.

Histérico el alumno hasta entonces mejor de la clase vocifera: “¡Yo, era el primero hasta que llegó este nipón de porra!”. Suzuki aclara, “Mario Vargas Llosa, Elecciones peruanas (versus Fujimori), 1997”.
…La rebelión se instala en el aula, la maestra se desmaya y el resto de esta historia no es realmente publicable… Se sabe sin embargo que Suzuki fue expulsado ipso facto del establecimiento acusado de “sedición… involuntaria”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *