La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Momentos alegres #102
01/27/2020
Momentos alegres #105
01/27/2020

Momentos Alegres

Momentos alegres #104

27 de enero de 2020

***

¿En qué se parecen las suegras y las hortalizas?
En que ambas son buenas cuando estan bajo tierra

¿Qué le dice la leche al azúcar?
-En el café nos encontramos.

¿Por qué a las mujeres no les gusta manejar de noche?
¡Porque las escobas no tienen luces!

– Mamá, mamá, ¿Por qué papá está calvo?
– Porque es muy inteligente y tiene muchas cosas en que pensar.
– Entonces, ¿Por qué tú tienes tanto pelo?
¡Cómete la sopa!

– Mamá, mamita, ¡En la escuela dicen mis compañeros que soy un distraído de lo peor! ¿Verdad que no es cierto?
– Niño, tu vives enfrente, no aquí.

En un carro iba una pareja de casados pero iban peleados, al pasar frente a una granja el novio vio unos cochinitos y le dijo a la mujer:
– ¿Familiares tuyos?
Y ella le contestó:
– ¡Sí, mis suegros!

Un viejito estaba en la calle cantando una canción, de pronto estornuda y se le cae la dentadura, y pasa un tipo locochón y le dice:
– ¡Oiga, se le cayó el cassette!

Estaba un borracho en una esquina, cuando una mujer pasa caminando, el borracho la observa y le dice:
– ¡Adiós fea!
La mujer indignada se da media vuelta y le dice:
– ¡Borracho!
El borracho con una sonrisa le dice:
– Sí, pero a mí, mañana se me pasa.
En la prueba de los 50 metros de estilo libre en natación de Para-Olímpicos destacan 3 nadadores; el inglés sin brazos, el griego sin piernas, y el español sin brazos ni piernas.
Dan la salida y el español se hunde. Pasa un minuto y deciden sacarle y medio ahogado dice:
¡Joder, un año entrenando con las orejas, y me ponen gorro!

El borracho que llega tarde en la noche a su propia casa y empieza a gritar:
– Reinita, ábreme la puerta que le traigo flores a la mujer más linda.
La mujer baja corriendo y abre la puerta y dice:
– ¿Dónde están las flores?
El borrachito contesta:
– A ver, y dónde está la mujer más linda.

Iba caminando por la calle un borrachito y se encuentra con su compadre, y éste al ver que el borrachito tenía las orejas a carne viva le pregunta:
– Pero, ¿qué te ha pasado compadre?
– Es que a mi esposa se le ocurrió dejar la plancha prendida, y sonó el teléfono y agarré la plancha por equivocación.
– Pero, ¿y la otra?
Y el borrachito le contesta:
– El maldito imbécil volvió a llamar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *