Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Obispos de los Estados Unidos y México unidos en la defensa de los derechos de los inmigrantes
01/27/2020
SANTOS MÁRTIRES MEXICANOS
01/27/2020

Testimonios

Leonardo Murialdo, Santo

27 de enero de 2020

Fundador, 18 de mayo

Etimológicamente significa “león fuerte”. Viene de la lengua alemana.

Este joven turinés, amigo íntimo de san Juan Bosco, nació el 26 de octubre de 1828. Sus padres tenían una aceptable posición social, pero su fe era tan profunda que jamás iban a impedir que su hijo siguiera los caminos que Dios le indicara.

Siendo joven como era, ya sentía en sus venas el amor y la entrega por la juventud. No hay que olvidar que en aquel tiempo, la ciudad industrial de Turín era un hervidero de emigrantes de las montañas y pueblos en busca de trabajo.

Su situación – al igual que los cruzan el Estrecho en pateras – era insegura al llegar a la realidad.

Vagaban por las calles esperando que alguien les diese trabajo u ocupación en donde fuera necesario.

Menos mal que Dios siempre actúa a tiempo. D. Bosco, antes que Leonardo, se hizo cargo de esta cruda realidad juvenil. Para ellos fundó las Escuelas Profesionales, creó el Oratorio Festivo para que fueran a divertirse, recibir enseñanza religiosa y fueran acogidos en casas con manta y pan.

Después de D. Bosco, Leonardo hizo algo parecido. Dio vida a muchas actividades de orden social, espiritual, cultural y religiosos a los chicos abandonados y pobres.

Se mojó como pudo en organizaciones obreras católicas que, en aquel tiempo, estaban naciendo y con un brío y fuerza impresionantes.

Inspirado por Dios, fundó una congregación religiosa, llamada Congregación de San José, conocida como “Josefinos de Leonardo de Murialdo”.

Su idea clave está centrada en san José obrero y artesano, educador de Jesús. Sus miembros tienen como actividad específica el apostolado con los jóvenes y sobre todo con los marginados y necesitados.

Murió el 30 de marzo de 1900. El Papa Pablo VI lo declaró santo en 1970.

Fuente/Autor: P. Felipe Santos | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *