Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
El Papa exhorta a los jóvenes reunidos en Polonia a elegir a Cristo
01/27/2020
CAPACITACIÓN SEJUVE 2009
01/27/2020

Mundo Joven

Juegan adolescentes a ser padres

27 de enero de 2020

Diversas instituciones educativas mexicanas han decidido implementar bebés virtuales con el fin de reducir el número de embarazos a temprana edad y no deseados

En México al año, cerca de 18 mil mujeres menores de edad se embarazan, es por ello que la Secretaría de Educación Pública junto al Sistema DIF han implementado en diversas instituciones educativas de la República programas de educación sexual, donde los jóvenes se ven obligados a cuidar durante un determinado tiempo un simulador de bebé.

El bebé quien a pesar de no ser de carne y hueso, cumple con las mismas exigencias de un bebé recién nacido, donde los padres deberán prestarle atención las 24 horas al día y responder a sus peticiones en tiempo y forma, es decir, se le debe de atender en el preciso momento que requiere de la atención.

Para conocer un poco más acerca de la eficiencia de este programa que es llevado a cabo en diversas secundarias del país, tva.com.mx entrevistó a la psicóloga Lorena Hernández, quien aseguró que este programa ha servido para que los adolescentes piensen dos veces las cosas antes de tener relaciones sexuales sin protección:
“Muchos jóvenes tienen la idea de que el uso del condón resta sensibilidad, por ello mismo, es la importancia de estas iniciativas, las cuales están hechas para hacerle ver a los jóvenes la responsabilidad que representa el tener un bebé y que va más allá de un simple juego de niños”.

Al igual, la especialista señaló de la eficiencia de este sistema, al comentar que es lo más parecido a un bebé real: “Los muñecos cumplen con las funciones de todo bebé recién nacido, lloran, exigen comida, se despiertan en la madrugada e incluso hacen sus necesidades, es sin lugar a dudas, el mejor antídoto para aquellos jóvenes que desean tener un hijo pero que en realidad desconocen la responsabilidad que esto representa, donde tendrán incluso que abandonar la escuela y encontrar un trabajo que sea lo suficientemente redituable para mantener a un bebé”.

El costo del bebé es de doce mil pesos y algunos de los estados en los que se han implementando estos programas son: Veracruz, Puebla, Ciudad de México y Baja California. En Boca del Río, Veracruz, Rosa Borunda de Herrera, presidenta del DIF Estatal, decidió implementar el taller “Jugando a ser Padres”, donde los alumnos de los diversos niveles reciben bebés virtuales, sanos y con secuelas de alcoholismo y drogadicción. Este esquema hasta el momento ha logrado beneficiar a 15 mil jóvenes.

Aún se desconocen cuáles son los resultados en cuanto a prevención de embarazos en el estado de Puebla, donde el programa se estableció en octubre del año pasado, en Los Cabos, ha ayudado a 200 jóvenes quienes estuvieron a cargo de los bebés durante 48 horas.

Para conocer la opinión de los estudiantes, se entrevistó a Andrea, 13 años de edad, estudiante de primer año de secundaria y quien acaba de terminar el proyecto de ser padre por un mes:
La joven, comentó que este programa la ayudó a saber cuánto cuesta en promedio mantener a un hijo, además de que en caso de resultar embarazada, se terminaría con su vida de niña, ya no podría jugar, chatear ni salir con los amigos:
“Yo siento felicidad, creo que soy una buena mamá y mi compañero que es el papá, los dos estamos cooperando para que el bebé sea feliz. Un fin de semana se lo quedaba el y otro yo. Ambos lo teníamos que cuidar, cambiarle de ropa, bañarlo, darle de comer, cambiar el pañal, y llevarlo a todas partes”.

El proyecto, no sólo le sirvió a Andrea para darse cuenta de lo complicado que sería tener un bebé a su edad, sino también lo que representaría ser madre soltera, al asegurar que es demasiado trabajo:
“Aprendí muchas cosas, como que no es recomendable tener hijos cuando eres joven y ahora se que es difícil atender a un hijo. Creo que nos ayudó a valorar lo que nuestros papás hicieron por nosotros”.

En cuanto a la madre de la pequeña Andrea, considera al programa como interesante, sin embargo, cree que no es suficiente con lo que se hace: “Considero que deberían extenderlo a que fuera un mes durante cada año escolar de la secundaria o incluso dos meses y que los padres de familia también nos involucráramos como los abuelos de ese bebé ficticio, hacerlo más formal en todos los sentidos, para que genere una mayor conciencia”.

Fuente/Autor: Juan Pablo González / tVa.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *