La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Una italiana de seis años podría ser la beata no mártir más joven
01/27/2020
Del mundo de la fama al mundo de la fe
01/27/2020

Testimonios

El Papa permite el inicio del proceso de beatificación de sor Lucía de Fátima

27 de enero de 2020

Sin necesidad de esperar a que pasen cinco años tras su fallecimiento.

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 13 febrero 2008

Benedicto XVI ha establecido que pueda comenzar el proceso de beatificación de sor Lucía dos Santos, una de los tres pastorcitos videntes de Fátima, sin necesidad de esperar a los cinco años después de la muerte que establece el proceso canónico.

La noticia fue anunciada en la tarde de este miércoles en la catedral de Coimbra, Portugal, por el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, al final de una misa celebrada en el tercer aniversario de la muerte de sor Lucía.

Se trata de la misma disposición que Juan Pablo II tomó para comenzar el proceso de beatificación de la Madre Teresa de Calcuta o que adoptó Benedicto XVI para comenzar la causa de Karol Wojtyla.

Esta decisión no implica ninguna concesión por lo que se refiere al proceso de beatificación como tal, que seguirá el curso ordinario a no ser que el Papa dé una nueva disposición.

Según confirma un comunicado de prensa de la Santa Sede, «Benedicto XVI, acogiendo benévolamente la petición presentada por el obispo de Coimbra, monseñor Albino Mamede Cleto, y compartida por numerosos obispos y fieles de todas las partes del mundo, ha derogado los cinco años de espera establecidos por las normas canónicas (Cf. artículo 9 de las Normae servandae), y ha dispuesto que pueda comenzarse, tan sólo tres años después de la muerte, la fase diocesana de la causa de beatificación de la carmelita».

Lucía de Jesús dos Santos, tenía diez años cuando declaró haber visto por primera vez, el 13 de mayo de 1917, a una señora que luego identificó como Nuestra Señora, en la Cueva de Iría, junto a sus primitos Francisco y Jacinta Marto, beatificados por Juan Pablo II, en el aniversario de las apariciones del año 2000, en Fátima.

El 13 de octubre de 1930, el entonces Obispo de Leiría, monseñor José Alves Correira da Silva, en una carta pastoral, declaró dignas de fe las apariciones de Fátima y admitió el culto público. Desde entonces, el santuario se ha convertido en un centro de espiritualidad y peregrinación de alcance internacional.

Nacida en 1907, en Aljustrel, sor Lucía se trasladó en 1921 a Oporto, y apenas a los 14 años fue admitida como alumna interna en el Colegio de las Religiosas Doroteas, en Vilar, en las afueras de la ciudad.

El 24 de octubre de 1925, entró en el Instituto de Santa Dorotea y al mismo tiempo fue admitida como postulante en el convento que la misma congregación tiene en Tuy, Galicia, España, cerca de la frontera portuguesa. El 3 de octubre de 1928, pronunció sus primeros votos. El 3 de octubre de 1934, emitió los votos perpetuos y recibió el nombre de sor María de la Dolorosa.

En 1946, volvió a Portugal y, dos años más tarde, entró en el Carmelo de Santa Teresa, en Coimbra, donde el 31 de mayo de 1949 profesó como Carmelita Descalza, asumiendo el nombre de hermana María Lucía de Jesús y del Corazón Inmaculado.

Escribió dos volúmenes, uno llamado «Memorias» y el otro «Llamadas del Mensaje de Fátima». En sus escritos cuenta cómo la Virgen y el Niño Jesús se le aparecieron otras veces en los años sucesivos al acontecimiento de Fátima. Falleció a los 97 años en el convento de Coimbra.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *