Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Sexo y juventud: dulces promesas para un dócil rebaño
01/27/2020
Desapego de padres afecta a los jóvenes
01/27/2020

Mundo Joven

Cumbre Iberoamericana: familia, salud sexual y religión

27 de enero de 2020

Por la trascendencia de una temática centrada en los temas Juventud y Desarrollo, la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, a llevarse a cabo en El Salvador del 29 al 31 de octubre próximo, representa un desafío a los nuevos retos que enfrentan 150 millones de jóvenes de la comunidad iberoamericana.

Los trabajos organizados por la Secretaría General Iberoamericana, SEGIB; la Organización Iberoamericana de la Juventud, OIJ, con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, AECID, todas ellas con sede en Madrid, presentan puntos positivos que habrá que atender oportunamente en relación a educación, cultura y oportunidades de trabajo. Sin embargo, es de preocupar la fuerte carga de ideología que subyace al documento que, al no partir de un análisis objetivo de la realidad soportado por datos estadísticos, refleja sólo parcialmente las aspiraciones y problemas reales de la mayoría de nuestros jóvenes.

Tres temas reclaman de especial atención: familia, salud sexual y religión.

1. El énfasis que el documento hace sobre dar un gran impulso a la salud sexual y reproductiva, incentivando en los adolescentes el uso de anticonceptivos, la píldora del día siguiente, las políticas de generalización del aborto, sin consideración de minoría de edad o de autorización de los padres, da la impresión de que la familia está devaluada en las aspiraciones de la mayoría de los jóvenes iberoamericanos.

Esta impresión contrasta con encuestas muy recientes, como la Consulta Nacional realizada precisamente en El Salvador en septiembre del 2007, que refleja percepciones, opiniones y valoraciones de la población salvadoreña, en coincidencia con la mayoría de los países implicados.

La encuesta pone en evidencia que la familia es lo primero, y que entre los adolescentes este primer lugar va en el orden de los afectos. Para el 81 por ciento de los salvadoreños y el 99 por ciento de los adolescentes, la madre y el padre siguen siendo considerados como la influencia más fuerte de su vida, y la familia sigue siendo la institución que les representa mayor confiabilidad. ¿Qué ganamos con debilitar la institución familiar en el horizonte de los jóvenes?

2. En relación al tema de salud sexual y reproductiva, el doctor Martínez González, director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, señala la necesidad de elaborar una lista de prioridades basada en estudios estadísticos.

Si de salud se trata, sería muy saludable abrir un debate más crítico sobre algunas premisas que pudieran ser sólo supuestos, para lo cual es recomendable acudir a los mejores datos epidemiológicos disponibles. Si consideramos la calidad de vida y la reducción de años que ocasionan ciertas enfermedades, como resultado de malos hábitos relacionados con el tabaco, la alimentación, la obesidad, el alcohol y las drogas, así como el efecto de otras enfermedades no transmisibles como el cáncer o las afecciones cardiovasculares, es evidente que en la comunidad iberoamericana hay necesidades de salud pública más urgentes que la salud sexual, sin que esto signifique que no se le reconozca su importancia en la mejora de los servicios disponibles.

Los jóvenes están hartos de que se les visualice como animales reproductores. Sus aspiraciones demandan algo más profundo, una educación que rebasando la esfera de lo biológico sepa manejar afectos y sentimientos sin dejar a un lado el amor y el compromiso.

3. El afirmar que la violencia “tiene causas estructurales que incorporan elementos como la religión, la pobreza o la exclusión política y social”, sin reconocer que un gran porcentaje de las iniciativas de desarrollo social y humanitario son promovidas por instituciones de carácter religioso, es falsear la realidad sociocultural de nuestros pueblos, como consta en la primera encuesta sobre creencias religiosas llevada a cabo por varias universidades de Buenos Aires (agosto 2008).

Los datos destacan el pluralismo presente en el campo religioso, junto con la continuidad de una cultura predominantemente cristiana en donde el 76 por ciento de la población se define católica y el 96.3 por ciento se reconoce creyente. Respetar creencias y valores religiosos es respetar su identidad.

Urge una participación más activa de todos los interesados en cuestiones relativas a las políticas de juventud. InterMedia, info@intermediaconsulting.org, consultor de numerosas organizaciones educativas y juveniles presentes en Iberoamérica, propone un foro abierto a la discusión.

Paz Fernández Cueto
Presidenta de ENLACE, asociación que busca elevar la calidad educativa capacitando maestros y logrando la participación de los padres. Ha participado en diversos foros nacionales e internacionales en temas de familia, mujer, educación y sexualidad.

Fuente/Autor: Paz Fernández Cueto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *