Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Caminantes de la Fe
01/27/2020
COMUNICACIÓN DE L PASTORAL JUVENIL DE GUADALAJARA
01/27/2020

Mundo Joven

Crece graffiti; falla sanción

27 de enero de 2020

Se planteó en el 2007 incluirlo como delito en el Código Penal, pero fue vetado por el Gobernador; sólo se considera como falta administrativa.

Austin, Estados Unidos

¡Sorpresa! Sale de su casa y descubre que la barda está pintada. ¿Le ha pasado? Avanza en las calles y la Ciudad misma está llena de garabatos que no entiende.

La lucha que día a día libran ciudadanos y autoridades contra el graffiti se antoja parte de una batalla perdida.

Sólo en la ZMG, los Ayuntamientos gastan más de 40 mil litros de pintura al año en limpiar los rayones con aerosoles y marcadores en las bardas.

Los cerca de 200 tambos de pintura, con la misma cantidad de litros cada uno, se utilizan para borrar graffitis que al día siguiente serán sustituidos por otras “firmas” nuevas.

Los Ayuntamientos aceptan en los grafitteros un problema difícil de erradicar, pues además de que “rayar” o marcar el territorio es una práctica que va en aumento, las mismas leyes municipales no ayudan a combatirlo.

En Guadalajara, la dirección de Ecología reconoce al graffiti como un problema que afecta a toda la Ciudad, que ensucia desde pasos a desnivel, monumentos y hasta la Catedral ha sido objeto de pintas de muros. Una situación similar ocurre en Zapopan y Tlaquepaque, entre otros.

Al mes en Guadalajara, en promedio, se borran más de 3 mil metros cuadrados de graffiti, trabajo que realizan 22 empleados del departamento de saneamiento.

Uno de los problemas para combatir el graffiti es que los Municipios consideran en sus reglamentos esta acción como una falta administrativa que se castiga con multas o arresto por hasta 36 horas, lo que se puede canjear por trabajo comunitario.

Las sanciones en los Municipios de la ZMG van desde 5 salarios mínimos hasta 180, y en algunos como Guadalajara consideran el arresto por 36 horas.

En marzo del 2006, en la anterior Administración tapatía, el entonces síndico Gustavo González, presentó dos iniciativas en el Congreso para modificar el Reglamento de Policía y Buen Gobierno y que se incluyera en el Código Penal como delito el graffiti.

Lo anterior implicaría que el graffiti se persiguiera de oficio, es decir, no tendría que haber denuncia de por medio, y habría sanciones serias más severas.

Esta propuesta la presentó González ya como diputado en octubre del 2007, pero la vetó el Gobernador Emilio González Márquez.

La iniciativa causó polémica porque en su exposición, el legislador comparó a los graffiteros con perros, pues ambos, dijo, lo que hacen es marcar su territorio.

El graffiti ha trascendido. YouTube se ha convertido incluso en el foro donde a través de videos, los jóvenes lo presumen y van desde garabatos que echan a perder las bardas hasta murales artísticos, en espacios especiales para ellos.

Y mientras esto ocurre cada Municipio ataca el problema conforme a lo que las leyes le permiten, de medidas preventivas poco se ve.

Fuente/Autor: Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *