La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Grupo Alfareros invita
01/27/2020
¿Quieres ser Misionero – Voluntario?
01/27/2020

Mundo Joven

Crece depresión entre adolescentes

27 de enero de 2020

Derivan estrés y exigencia social en crisis emocionales y de conducta.

Ciudad de México (4 mayo 2008)

Los casos de adolescentes y jóvenes con trastornos como depresión y ansiedad son cada vez más comunes en las instituciones de salud mental del país.

De acuerdo con estimaciones del IMSS, alrededor de 6 por ciento de la población adolescente del País enfrenta problemas de depresión.

Tan sólo el Centro Integral de Salud Mental (Ciseme) del Distrito Federal atendió en 2006 a 14 mil 700 personas de entre 10 y 29 años, cifra que se elevó a 16 mil 402 en 2007.

En 65 por ciento de los casos los adolescentes y jóvenes fueron remitidos por sus escuelas, donde detectaron problemas de comportamiento.

“Hay conflictos entre los papás, abandono, negligencia, agresión; llegan con crisis emocionales y de conducta que tienen que ver con falta de alguno de los padres, enfermedad o accidente, y que pueden derivar en la depresión, ansiedad y problemas para adaptarse”, explicó Bertha Angélica Garibay, quien trabaja el área de adolescentes del centro.

Los tratamientos para los adolescentes que son remitidos por las escuelas duran entre 6 y 12 meses, dependiendo los trastornos que sean detectados.

El Cisame otorga servicios de consulta externa, laboratorio clínico, electroencefalograma y rehabilitación a niños, adolescentes y jóvenes que presentan problemas de conducta, aprendizaje, lenguaje y desarrollo, así como trastornos emocionales y psicológicos.

Aldo tiene 14 años, estudia en segundo de secundaria y su escuela lo envió al Ciseme porque “es muy latoso”. Ahí le dijeron que tenía problemas de depresión relacionados con la muerte de su padre. Lleva alrededor de cinco meses en terapia, que no termina de agradarle, aunque reconoce que le ha ayudado a que no le dé pena hablar con la gente.

“Antes, cuando vivíamos con mi papá estábamos bien todos, ahora acá con mis abuelitos nada más buscan algo para regañarme”, explicó el adolescente en entrevista.

Virginia González Torres, directora técnica del Consejo Nacional de Salud Mental, consideró que los trastornos que enfrentan los jóvenes son parte de una problemática general en el país, a la que no se presta la atención que requiere.

“Tenemos que reconocer que estamos en una emergencia en términos de enfermedades mentales. Si habláramos de focos, sería un foco amarillo, y los gobiernos son los que tienen que considerar cómo se va a atacar. Como sociedad, tendríamos que cuidar, como en los barcos, primero los niños”, señaló.

Los principales problemas diagnosticados entre los jóvenes que recurren a los Ciseme, detalló, son depresión, déficit de atención, hiperactividad, esquizofrenia, ansiedad, fobias, abuso de sustancias y trastornos alimenticios.

Respecto al problema de depresión, comentó que es propiciada, entre otros factores, por el estrés y porque hay una gran exigencia social de “ser exitoso”, tener dinero, o poseer determinadas características físicas, y hay jóvenes que no entran en esos cánones, lo que deriva en problemas como ansiedad, anorexia y bulimia.

Según datos de la Secretaría de Salud, en 2004 se registraron en el país 5 mil 88 egresos hospitalarios por trastornos mentales de pacientes de entre 5 y 14 años, mientras que en 2006 fueron 7 mil 240.

El 16 por ciento de los suicidios que se registran en México corresponden a menores de 19 años.

Fuente/Autor: Grupo Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *