La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco