La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Alarma cifra de deportados
01/27/2020
Obispo de Guatemala narró drama de niños migrantes en el Vaticano
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Vía Crucis del Migrante

27 de enero de 2020

Camino de la cruz

“Juntos en el Camino de la Esperanza, ya no somos Extranjeros”

P R E S E N T A C I Ó N

El Vía Crucis es parte de la religiosidad de nuestro pueblo.

Pero, cuando se trata del Migrante, se vuelve muy original, ya que su peregrinación, siempre en búsqueda, no solo de vida sino también de dignidad.

Esta realidad la reconoció el recordado pontífice Juan Pablo II, cuando en enero de 1985, en Guayaquil, Ecuador dijo: “Deseo impulsaros hacia arriba y acoger en mi corazón, vuestro ‘Vía Crucis’, el de cada uno de vosotros, de vuestras familias, que desde los campos de todo el país dejaron un día sus lugares de origen, buscando mejores condiciones de vida, iniciando así un camino doloroso hacia la ciudad”.1

Estoy seguro de que mirando la realidad de tantos mexicanos, centroamericanos y de otras partes del mundo, que transitan por nuestro territorio hacia los Estados Unidos, sentimos muy vivas estas palabras que nos invitan a la solidaridad. También nosotros queremos “acoger en nuestros corazones” el dolor y la entrega de tantas vidas y unirlas al sacrificio redentor de Cristo para que sean semillas de gracias y bendiciones para nuestros pueblos.

El contenido de nuestra Carta Pastoral Conjunta “Juntos en el Camino de la Esperanza, ya no somos extranjeros” no solo orientó nuestro quehacer pastoral sino que posibilitó la elaboración del camino del migrante como un verdadero “Vía Crucis”.

Esperamos que este material que compartimos con ustedes, elaborado en la Diócesis de Nuevo Laredo, los haga siempre más sensibles y solidarios con la causa de los migrantes.

 Mons. Renato Ascencio León
Obispo de Ciudad Juárez y
Presidente de la CEPMH

I N T R O D U C C I Ó N

Al iniciar la reflexión del Vía Crucis del migrante, pedimos a nuestro Dios que desde la realidad de nuestros diferentes países, pueblos y ciudades, sepamos acompañar y comprometernos con nuestros hermanos migrantes, en su difícil camino en busca de una vida mejor.

En esta ocasión nuestra reflexión la realizaremos con la luz que nos da la Carta pastoral de nuestros Obispos de México y Estados Unidos. “Juntos en el camino de la Esperanza, ya no somos extranjeros” en su deseo de que, como cristianos sepamos responder a esta realidad que nos interpela.

Escuchemos sus palabras, reflexionemos en ellas, para que juntos sepamos reconocer el rostro de Cristo en nuestros hermanos migrantes.

Como Obispos de más de noventa millones de católicos mexicanos y sesenta y cinco millones de católicos estadounidenses, somos testigos de las consecuencias humanas de la migración en la vida diaria de la sociedad.
También somos testigos de la vulnerabilidad de nuestros pueblos al estar involucrados en todos los aspectos del fenómeno migratorio, como las familias devastadas por la pérdida de aquellos seres queridos que han emprendido el camino de la migración, y de los niños que viven en la soledad desde el momento en que sus padres le son arrancados. C.P. N° 4

Iniciemos este camino de la cruz y aprendamos a caminar con nuestros hermanos, como caminaríamos con Jesús en su camino al calvario.

En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu…

Padre Nuestro…
Canto.

Primera Estación
LA SOLEDAD DEL HUERTO

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

A Ustedes hermanos y hermanas migrantes les pedimos que a donde quiera que vayan sean siempre concientes de su dignidad como seres humanos, y de su llamado a llevar la Buena Nueva de Jesucristo, quien vino para que tengamos Vida y esta la tengamos en abundancia. Les invitamos a que conserven la comunicación con su lugar de origen y en particular la fidelidad a su familia, a que cuiden sus valores culturales y el don de la fe, para ser portadores de riqueza en el lugar al que llegan. C.P. N° 106

Reflexión: En la migración encontramos a hombres y mujeres que llegan animados por grandes y nobles ideales pero al verse desprotegidos, discriminados e incomprendidos muchas veces caen en la desesperación y frustración y son victimas de los vicios que los acechan en su camino.

Oración: Por las veces en que hemos visto caídos a nuestros hermanos y en lugar de apoyarlos con ánimo y esperanza, les hacemos sentir la soledad con nuestra incomprensión y abandono.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Segunda Estación
EL JUICIO Y LA SENTENCIA

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Estando los migrantes presentes en nuestras parroquias y comunidades, vemos demasiada injusticia y violencia en su contra; y entre ellos, bastante sufrimiento y desesperanza porque las estructuras civiles y eclesiales siguen siendo insuficientes para dar respuestas a sus necesidades más elementales. Como comunidad en la fe nos debemos cuestionar por el trato que brindamos a los más vulnerables entre nosotros. Esta actitud hacia los migrantes, desafía la conciencia de los servidores públicos, de las autoridades, de los habitantes de las comunidades fronterizas y de los prestadores de servicios jurídicos y sociales… C.P. N° 5 y 6

Reflexión: Cuantas veces sin conocer las verdaderas causas de la migración, nosotros también nos dejamos llevar por nuestros propios intereses y juzgamos a los migrantes de delincuentes y criminales y los consideramos un estorbo para nuestra seguridad y bienestar.

Oración: Perdón Señor por las veces que te hemos condenado y sentenciado en la persona de nuestros hermanos migrantes sin conocer la situación ni las causas que los han llevado a dejar su tierra y su familia.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Tercera Estación
LE CARGAN LA CRUZ

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Es alarmante que con frecuencia las autoridades de ambos países traten a los migrantes como criminales. Se ha creado una atmósfera en la que se discrimina y abusa de los inmigrantes como consecuencia de actitudes anti-inmigrantes latentes tanto en México como en Estados Unidos. C.P. N° 80
Instamos a las autoridades migratorias mexicanas y estadounidenses a abandonar estrategias de bloqueo, pues han dado lugar a operativos de contrabando de indocumentados C.P. N° 89

Reflexión: Delante de Dios, debemos reconocer cuantas cruces hacemos cargar a nuestros hermanos migrantes. Desde que salen de su hogar empiezan a recorrer el camino de la cruz. La cruz de la soledad por la lejanía de sus familias. La cruz del menosprecio por no estar en su país o su pueblo. Son considerados ciudadanos de segunda sin dignidad y sin derechos. Es necesario que todos vayamos tomando conciencia para no colaborar con nuestra actitud en estructuras opresoras con las que atropellamos y cargamos la pesada cruz de nuestro rechazo e indiferencia.

Oración: Señor por las ocasiones en que con nuestras actitudes hemos hecho más pesada la cruz de nuestros hermanos migrantes y por las ocasiones en que con nuestra indiferencia, hemos dejado que les carguen injustamente pesadas cruces contra su dignidad.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre nuestro…
Canto

Cuarta Estación
ENCUENTRO CON SU MADRE

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

La aparición de nuestra Señora de Guadalupe al indio Juan Diego, manifiesta la presencia compasiva de Dios a través de María para hacerse solidario y dar esperanza al pueblo que sufre.
Nosotros los Obispos nos comprometemos a defender al migrante y a favorecer en nuestras dos naciones, la creación de condiciones que les hagan posible a todos gozar del fruto de su trabajo C.P.N° 107

Reflexión: La gran mayoría de migrantes, llevan en su corazón una gran devoción y cariño a la Virgen María, en ella encuentran consuelo y protección. Y en todas partes ha donde llegan, van aportando a la comunidad ese cariño a la Virgen.

María acompaña el caminar de estos hermanos y hermanas nuestros en la generosidad de las mujeres que de diferentes maneras se organizan para proteger y dar atención en el camino.

Oración: Por las veces en que olvidando el cariño de la Virgen por los más desprotegidos no hemos compartido nuestra esperanza y solidaridad con nuestros hermanos migrantes.

Todos: PERDON SEÑOR, PERDÓN

Pidamos a la Virgen que siga caminando con nosotros.

Dios te salve maría…
Canto.

Quinta Estación
TESTIGOS EN EL CAMINO

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

La construcción de la comunidad con los migrantes requiere un sentido de solidaridad. El Obispo como pastor de la Iglesia particular debe ser guía de los sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos en la promoción de la justicia, y en la denuncia de los abusos que sufren los migrantes, defendiendo con valor sus derechos humanos elementales.
Hacemos un llamado a párrocos y ministros laicos para que formen una red de apoyo en servicio de las familias migrantes. C.P. N° 42 y 43

Reflexión: Como seguidores de Cristo en nuestra iglesia estamos comprometidos todos juntos para responder a esta realidad que nos interpela y nos exige buscar respuestas nuevas. Nuestros seminarios y casas de formación deben ser semilleros donde se formen los guías que con audacia sepan acompañar y promover una iglesia más Evangélica.

Oración: Por las ocasiones en que como iglesia no hemos sido testimonio de compromiso y esperanza en la construcción del reino entre nuestros hermanos
y hermanas migrantes.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDON.

Padre Nuestro…
Canto.

Sexta Estación
LA COMPASIÓN ES HOSPITALIDAD

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

La auténtica conversión conduce a vivir la comunión mediante expresiones de hospitalidad por parte de las comunidades receptoras. La necesidad de ofrecer hospitalidad y de crear sentido de pertenencia compete a la Iglesia en todos sus niveles. Exhortamos a cada comunidad a extender su hospitalidad a las familias migrantes durante su caminar, y a que no le sean hostiles.
Alentamos a los católicos y a las personas de buena voluntad a trabajar con la comunidad para atender las causas de las migraciones indocumentadas, y a proteger los derechos humanos de todo migrante. C.P.N° 41 y 42

Reflexión: El rostro actual de las mujeres compasivas con el que sufre son las instituciones humanitarias, las ONGs y tantas personas de buena voluntad que sin esperar nada a cambio, dan atención al hermano en el camino.

Oración: Perdón Señor, porque muchas veces nuestro individualismo nos hace olvidarnos de los demás y no cooperamos ni apoyamos a las organizaciones e instituciones humanitarias que tanto bien hacen a la sociedad.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Séptima Estación
LOS NIÑOS MIGRANTES

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Es vergonzoso el trato que los Estados Unidos le han otorgado a los migrantes menores indocumentados procedentes de México y otros países. Los niños mexicanos interceptados a lo largo de la frontera con Estados Unidos, en ocasiones quedan detenidos durante varios días, en edificios cuyas condiciones dejan mucho que desear, hasta que puedan ser repatriados. Los menores migrantes que no estén acompañados deben recibir una consideración y trato especiales: no deben ser sujetos de las mismas políticas que los adultos. C.P. N° 82

Reflexión: En la migración los niños no son la excepción, también han entrado en el sistema de explotación y discriminación por el único delito de haber nacido en un ambiente social de exclusión y pobreza. Al emigrar corren la misma suerte que los adultos pero en mayor desventaja pues son doblemente vulnerables a los riesgos y peligros a los que son expuestos.
¿Cual es nuestra actitud ante los niños que vemos en las calles y plazas?
Los niños no son el futuro, son el presente de nuestro mundo y sociedad no importa su origen raza o color. ¿Qué estamos haciendo por ellos?

Oración: Perdona Señor nuestra frialdad e indiferencia ante la exclusión y maltrato de los niños. Perdona nuestra falta de coraje y decisión para luchar por un mundo donde los niños vivan con dignidad.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN

Padre Nuestro…
Canto

Octava Estación
EL ROSTRO DESFIGURADO

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

En México, la aplicación de las leyes migratorias mediante el uso específico de criterios racistas para identificar a migrantes que intentan llegar a Estados Unidos, ha estado marcada por la corrupción, atropellos, y abuso sistemático de los derechos humanos. Así pues, la iglesia debe acoger a toda persona de cualquier, raza, cultura, lengua o nación, con alegría, caridad y esperanza, recibiendo a aquellos que se encuentran en situación de pobreza, discriminación, marginación o exclusión. C.P. N° 103

Reflexión: El rostro del migrante refleja la cruda realidad en la que se encuentran. Hay frustración por la deportación, nostalgia por los seres que dejaron, impotencia al ver atropellados sus derechos fundamentales. Son rostros marginados y oprimidos por el racismo y la xenofobia.
La iglesia en unión con otras organizaciones quiere ser la nueva Verónica que con firme decisión limpie el rostro maltrecho y dignifique la persona del migrante. En estas organizaciones son las mujeres las que con valor y coraje están al frente en la organización y distribución de los servicios.

Oración: Perdón Señor, por las veces en que criticamos en lugar de apoyar el trabajo de las mujeres, que con su trabajo, limpian y dignifican el rostro de nuestros hermanos.

Todos: PERDÓN, SEÑOR PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Novena Estación
EL ATROPELLO Y LA EXPLOTACIÓN

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Es alarmante que con frecuencia las autoridades de ambos países traten a los migrantes como criminales.
La iglesia en ambos lados de la frontera debe destinar recursos para prestar la atención pastoral a migrantes detenidos o encarcelados. La presencia de la iglesia en los centros de detención y en las cárceles, es esencial para responder a las violaciones de los derechos humanos. C.P. N° 80 y 42

Reflexión: Es una realidad que muchos migrantes nunca pensaron que en la lucha por lograr su objetivo iban a encontrarse con la triste realidad de ser confundidos con delincuentes o criminales. O de llegar a estar en una cárcel lejos de su familia y sin la oportunidad ni los recursos de un juicio justo. Sabemos de situaciones dramáticas de personas detenidas por varios años porque al no tener quien lo defienda es archivado su expediente. U otras que para salir les piden fuertes sumas de dinero.

Oración: Perdón Señor porque muchas veces no queremos enterarnos mucho menos comprometernos en la defensa de nuestros hermanos más necesitados.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre nuestro…
Canto.

Décima Estación
LA SOLIDARIDAD

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

La construcción de la comunidad con los migrantes requiere un mayor sentido de solidaridad. Por medio de una estrecha relación con los defensores de los migrantes y las organizaciones no gubernamentales, la iglesia debe ser instrumento idóneo en el desarrollo e introducción de iniciativas que busquen conseguir una transformación social en beneficio de los miembros más vulnerables de la comunidad. C.P. N° 43

Reflexión: Hoy como ayer siguen existiendo en nuestra comunidad personas de buena voluntad que se esfuerzan en ayudar a cargar la cruz de sus hermanos sin importar la raza pueblo o color. De esa forma, unidos los esfuerzos colaboramos a transformar nuestra realidad.

Oración: Señor, en este día te damos gracias por el apoyo solidario de tantas personas de nuestra ciudad que colaboran en la atención a los migrantes. Ellos son los nuevos Cirineos que ayudan a que la cruz no sea tan pesada. Y a los que todavía no hemos descubierto tu rostro perdona nuestro egoísmo.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Décima Primera Estación
LAS MUJERES MIGRANTES

Te adoramos Cristo y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Las mujeres migrantes en su calidad de mujeres, indocumentadas, a veces indígenas, a veces con escasa preparación, desconociendo la cultura e incluso el idioma de la zona que atraviesan o en la que van a residir, además de la falta de recursos, junto con otras características, son susceptibles de ser lastimadas sobre todo por quien, con una actitud prepotente, ignorando su dignidad y derechos opta por abusar de ellas ya que las ve o sabe vulnerables. (HSJL)

Reflexión: En esta estación deseamos tener presentes a todas las mujeres que como María la madre de Jesús caminan con valor hacia la tierra prometida: a las mujeres madres, esposas, hijas que ven partir a los hombres y piden a Dios para que no les pase nada malo; son las que se quedan en casa sosteniendo a la familia, luchando para apoyar y educar a los hijos, son las que sufren y experimentan la angustia de no saber donde están, o de saberlos muertos o desaparecidos.

Oración: Madre María, hoy te pedimos, acompañes y protejas a todas las mujeres migrantes y a las que sin salir viven las consecuencias de una migración forzada. Y a todos los que los recibimos danos el valor y el coraje de luchar por su vida y dignidad.
Por las veces que no hemos reconocido los derechos y la dignidad de la mujer.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Décima Segunda Estación
LOS DERECHOS DEL MIGRANTE

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Aunque reconocemos que el gobierno mexicano ha mejorado la administración del sistema migratorio en el País, y que intenta imbuirlo de un pleno estado de derecho, la política migratoria mexicana permanece opaca y contradictoria. La corrupción continúa debilitando al sistema migratorio mexicano y daña al bien común. Instamos al Instituto Nacional de Migración, a fortalecer la participación de las organizaciones de la sociedad civil en sus Consejos Consultivos Delegacionales. C.P. N° 84

Reflexión: En nuestra frontera como en otros tantos lugares, se va sintiendo una urgente necesidad de colaborar unidos en la defensa de los Derechos Humanos de los migrantes. Toda la sociedad está invitada en esta cruzada de unión y defensa para ayudar y levantar al caído al desprotegido de un sistema económico excluyente.

Oración: En esta estación te pedimos Señor nos des la gracia de mantenernos unidos como sociedad y ONGs y así colaboremos a un mundo más justo y más humano. También te pedimos perdón por la falta de unidad en el servicio a nuestros hermanos.

Todos: PERDÓN SEÑOR PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Décima Tercera Estación
LAS LEYES INJUSTAS

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

De especial preocupación son las políticas de control fronterizo que ambos gobiernos buscan ejecutar, políticas que han contribuido al abuso e inclusive a la muerte de migrantes en México y en los Estados Unidos.
En México la aplicación de políticas migratorias mediante el uso de criterios racistas para identificar a migrantes que intentan llegar a Estados Unidos, ha estado marcada por la corrupción, atropellos, abuso sistemático de los derechos humanos. Es común que los migrantes se vean obligados a sobornar a las autoridades mexicanas para continuar su camino, o de lo contrario arriesgarse a una golpiza y retorno forzado a la frontera sur. C.P. N° 83

Reflexión: Como cristianos y como ciudadanos en esta ciudad de frontera, no podemos quedarnos callados ante la aplicación de leyes migratorias injustas como son la construcción de bardas divisorias, o el retiro de servicios elementales que aumentan la vulnerabilidad y ponen más en riesgo la vida de nuestros hermanos.

Oración: Señor, perdona nuestra tibieza y falta de compromiso con los más desprotegidos de nuestra sociedad. Y porque muchas veces solo hemos buscado nuestra propia seguridad y nos olvidamos de nuestros hermanos.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Décima Cuarta Estación
MUERTE EN LA CRUZ

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

A lo largo de la frontera entre ambos países el gobierno ha emprendido iniciativas de bloqueo fronterizo, con el objetivo de desalentar la migración indocumentada hacia ese país. En lugar de tener el efecto de reducir los cruces ilegales los operativos han forzado a los migrantes a cruzar por zonas remotas y peligrosas en la región suroeste de los Estados Unidos.
Los datos oficiales señalan que desde inicios de 1998, 3,000 migrantes han perdido la vida intentando cruzar la frontera de México y de los Estados Unidos, muchos de ellos ahogados, por deshidratación o por insolación . C.P. N° 86 y 87.

Reflexión: Y para nosotros ¿Qué significan estas muertes? Cuantas veces nos enteramos de esos acontecimientos pero fríamente pensamos, quien los manda, para que se arriesgan, yo tengo que ver en eso? Nuestra pregunta sigue siendo la misma ¿Quién es el responsable de la muerte de Jesús? ¿Quiénes son los responsables de la muerte de nuestros hermanos?

Oración: Perdona, Señor nuestra indiferencia. Hoy estamos llamados a reconocer que Tú nos estas gritando y pidiendo solidaridad en el rostro de nuestros hermanos migrantes. Por nuestra falta de solidaridad.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Décima Quinta Estación
LA RESURRECIÓN

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

La Iglesia entera está llamada a vivir la experiencia de los discípulos de Emaús, para como ellos convertirse en testigos de Cristo Resucitado al darle la bienvenida como extranjero. La fe en la presencia de Cristo en el migrante, conlleva así a la conversión de corazón y de mente, a un espíritu renovado de comunión, y a la construcción de estructuras de solidaridad para acompañar al migrante. Este proceso de conversión tiene como consecuencia la necesidad de superar actitudes de superioridad cultural, indiferencia y racismo; de no ver al forastero como un extranjero con malas intenciones, a un terrorista o una amenaza económica, sino una persona plena en dignidad y derechos que revela la presencia de Cristo, portadora de profundos valores culturales y tradiciones ricas en la fe. C.P. N° 40.

Reflexión: Como Hijos e hijas de Dios todos estamos llamados a vivir la resurrección y dar esperanza de ello. Desde nuestra experiencia de fe en Jesús de Nazaret tenemos que ser esperanza y alegría para nuestros hermanos migrantes. Esto lo seremos si con nuestras actitudes les demostramos un nuevo modo de relacionarnos. Ellos nos ayudan a nosotros a descubrir la Resurrección, la esperanza y la solidaridad, cuando aprendemos a ser hermanos.

Oración: Te damos gracias, Señor Jesús, porque te sigues haciendo presente en el camino de Emaús. Deseamos seguirte reconociendo al partir el pan con nuestros hermanos y hermanas migrantes en su paso por nuestra ciudad.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Anexos
DESPOJO Y HUMILLIACIÓN

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

La Iglesia se ha identificado una y otra vez la desigualdad entre las naciones como un desorden global que debe atenderse. En la relación bilateral de nuestros países hemos sido testigos de políticas económicas que no consideran adecuadamente el bienestar de aquellos pequeños empresarios y propietarios que luchan para sobrevivir. Por ejemplo, el tratado de Libre Comercio de Norteamérica ha dañado a microempresas mexicanas, especialmente en el campo. Ambas naciones deben reconsiderar el impacto de esos tratados sobre aquellos que intentan ganarse la vida con sus pequeños negocios. C.P. N° 60.

Reflexión: La migración es la causa del despojo y atropello del sistema económico que realiza sobre todo a los más pobres. La falta de empleo, los bajos salarios, la falta de oportunidades para superarse, son las formas en que se despoja y se lanza a hombre y mujeres fuera de su lugar de origen.

Oración: Por las veces en que con nuestra actitud cooperamos al despojo y atropello de los más pobres.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

LA RUPTURA FAMILIAR

Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros, que por nosotros padeciste.

Como Pastores, nos preocupa la manera en que obstaculizan la unidad familiar el conjunto de leyes, políticas, reglamentos y prácticas migratorias que ambos países ejercen. Aunque la mayoría de los migrantes llegan a Estados Unidos para buscar trabajo, muchos lo hacen para reunirse con familiares. La unidad familiar también se debilita en el momento que quedan desprotegidos los hijos de los inmigrantes.
En México hay algunos casos en que se les ha negado a niños el acta de nacimiento, y por lo tanto la nacionalidad mexicana. C.P. N° 64 y 65.

Reflexión: Los migrantes como cualquiera de nosotros consideramos a la familia lo más sagrado. Uno de las situaciones más dolorosas en su camino es sentirse solo, sin el cariño de una madre o el afecto de unos hermanos o hijos. La soledad es la carencia más profunda de algo elemental como todo ser humano. Y nosotros cuando nos encontramos con ellos ¿somos conscientes de esa situación? Las fronteras y leyes migratorias no solo separan pueblos, sino rompen con la unidad familiar.

Oración: Señor, ayúdanos a cuidar y defender la unidad familiar. Que el dolor de nuestros hermanos nos ayude a ser sensibles y trabajar por rescatar el valor sagrado de la familia.

Todos: PERDÓN SEÑOR, PERDÓN.

Padre Nuestro…
Canto.

Fuente/Autor: La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *