Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
RESURRECCIÓN
01/27/2020
Fácil es… difícil es…
01/27/2020

Editorial

UN PENSAMIENTO DE LOS SEMINARISTAS PARA LOS JÓVENES SIN FRONTERAS, GDL 2014.

27 de enero de 2020

Sucede que yo tenía un plan…
Pero no tuve tiempo de contárselo a nadie.
La llamada fue tan fuerte, tan isistente,
que ni siquiera pude hablar sobre mis proyectos.
Yo tenía un plan de vida. Todo estaba previsto.
Pero el Señor Jesucristo tenía su plan también.
En mi mente atrevida yo fabricaba castillos;
no aceptaba consejos, no consultaba a nadie.
Pero él se acerco suavemente,
colocó flechas en la ruta y enderezó mi camino.
No fue solamente un sueño, ni una idea cualquiera;
fue una llamada incesante, insistente, constante,
que me hizo decir que sí,
que sí, al plan de Dios;
que no, al plan que yo tenía.
Y ahora, después de este sí,
después de este no, Yo comprendo.
Sí, yo comprendo…Existe un Dios que me llama,
que me necesita y cuenta conmigo.
No me preguntes cómo, dónde, cuándo y por qué.
No sabría responder. Lo que sé es lo que ya dije.
Existe un Dios que llama.
y que hoy a mí me llama.

Fuente/Autor: La redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *