El amor nunca es indiferente

Beato Juan Bautista Scalabrini
No me llames extranjero
01/27/2020
Un error perfecto
01/27/2020

Tu Página

Tuve un sueño

27 de enero de 2020

Anoche tuve un sueño con Dios,
El me comentaba, lo bueno y lo malo de la vida,
Los sacrificios que uno tenía que hacer.
Me dijo, viéndome directamente a los ojos,
Pasarás muchas cosas en tu vida, tendrás que sacrificarte,
Llorar, reír, pensar y entregar mucho amor;
Le decía que quizás yo no sería capaz,

El me contestó.
Hijo no pienses que no lo lograrás,
Dado que ya lo lograste; pero Señor…..
He amado tanto en mi vida y no sé si lo podré hacer más.
Sigues amando, cuando ríes, lloras, piensas y sueñas.
Amas todo de la vida,
Te comento, dijo Dios: “anoche pensé en ti y te iluminé”
Como Señor, recién ahora.
No. Siempre te he iluminado, lo que ha sucedido,
Es que tú no te has dado cuenta.
Te he enviado, toda tu vida ángeles que te cuidarán,
No has querido a muchos, pero llegó tu hora!!
Mi hora, a que te refieres?
Te envié un ángel especial, ese ángel iluminará tu vida,
Como el sol a la mañana, pensará en ti y te amará,
Como tu, a él; se necesitarán, como el agua y los peces
Señor me daré cuenta cuando mi ángel esté a mi lado.
Te diste cuenta, por que ese ángel “ya está contigo”.
Hijo, ya no es necesario seguir soñando en que vendrá,
Todo ya está acá, basta con que te des cuenta,
Y realmente podrás volver a amar.

Fuente/Autor: Sebastián Tarragó Tapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *