Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
LAS BIENAVENTURANZAS DE LA JUSTICIA Y DE LA PAZ
01/27/2020
No me llames extranjero
01/27/2020

Tu Página

Sólo se vive una vez

27 de enero de 2020

Apreciado amigo:
Supongo que te sorprenderá volver a recibir noticias mías tras todos estos meses.
Ante todo, quiero decir que, gracias a Dios, después de tanto tiempo de búsqueda, me siento feliz de poder dedicarme en cuerpo y alma a algo que me llena.

Estoy inmerso en el mundo de los marginados, toxicómanos y delincuentes, trabajando las 24 horas del día por su reinserción, por su integración en la sociedad, conviviendo con ellos e intentando ayudarles. ¡Es muy difícil, pero al mismo tiempo gratificante!

Hace pocos días llegó un exfutbolista de un gran club de primera división, famoso años atrás y que ha perdido todo: miles de millones, pareja, amigos, trabajo… Y ha pasado de todo eso a la nada. Es un ejemplo viviente de la fugacidad de tantas cosas a las que damos importancia. Su caso ha calado fuerte entre los que vivimos aquí.

No he de negarte que empezar a trabajar aquí fue duro. Me costaba mucho integrarme, que confiaran en mí y no me vieran como un “funcionario” que viene a ganarse un sueldo. Poco a poco fui asentándome y conviviendo día a día con sus problemas como la abstinencia, el sida, la cárcel, desarraigos familiares y todo lo que te puedas imaginar. Realmente una cosa era la teoría y el contacto esporádico con estos problemas y otra vivirlos diariamente.
Pero, como decíamos alguna vez, “sólo se vive una vez” y ahora verdaderamente por primera vez en mi vida, después de tantos años, no tengo la impresión de estar desaprovechándola.

Sinceramente, soy feliz.
Trato de mantener mi antiguo ritmo de oración personal. Ella es la que da fuerzas, el motor y el combustible al mismo tiempo. Sin ella no hay sentido. Al principio cuesta, pero al final es como un torrente que te arrastra… ¡Vale la pena!
En fin, podría estar días enteros hablando de esta experiencia…
Te dejo ya, hoy han llegado cuatro chavales nuevos y tres de ellos en un estado lamentable. Hoy quizás dormirán por el efecto de la droga. Y es que cada quince días viene gente nueva y los casos se repiten. ¡Insiste a tus muchachos sobre el peligro real de este problema! Que no caigan nunca en la tentación de probarlo ya que las consecuencias les desbordarán.

Recibe un cordial saludo.
Jorge Vicente

Fuente/Autor: Jorge Vicente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *