Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
En Busca de Dios
01/27/2020
¿Quién nos convierte?
01/27/2020

Tu Página

Sin tiempo

27 de enero de 2020

(en este tiempo de Cuaresma)

Me hinqué a rezar, pero no por mucho tiempo: tenía muchas cosas que hacer. Esto no es para mí, no puedo perder el tiempo.
Me tengo que apurar, pues muchas cosas hay que hacer.
Y mientras decía una oración apurada, salí corriendo.
Mi deber cristiano estaba hecho, mi conciencia podía estar tranquila, pues el domingo había ido a Misa.
Durante el día no tuve tiempo de decir una palabra de alegría, no tuve tiempo invitar a mis amigos al Encuentro Cuaresmal, pues temía que se rieran de mí.
Demasiadas cosas que hacer, esa era mi exclamación constante: no tengo tiempo… ¡No tengo tiempo!
Tengo tiempo para ir al antro, tengo tiempo para dar la vuelta con los amigos, pero… no tengo tiempo para formarme, para hacer algo dentro de mi Parroquia y, sin darme cuenta, se me acabó el tiempo.
Me llegó el tiempo de morir…
Y cuando ante el Señor me presenté, Él estaba de pie y en sus manos tenía un libro, el Libro de la Vida…
Me miró con tristeza y me dijo: “No puedo encontrar tu nombre. Alguna vez lo iba a anotar, pero… nunca tuve tiempo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *