Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Nada es para siempre….
01/27/2020
APRENDER A ESPERAR
01/27/2020

Tu Página

REFLEXION

27 de enero de 2020

¿Has pensado alguna vez en la maravilla que son tus ojos?

En ellos cabe todo el universo,

con ellos abarcas la inmensidad,

pues puedes posarlos en la florecilla que crece a tu paso

y en las estrellas que voltean sobre tu cabeza.

En esa florecilla, lo mismo que en esas estrellas…

en las nubes arreboladas,

lo mismo que en las montañas cubiertas con el turbante de la nieve bruñida,

debes contemplar la grandeza de Dios,

que pudo hacer la violeta humilde e insignificante y la montaña majestuosa.

Cada lucero en la noche es como una balada de amor,

que se asoma al ventanal de la creación.

Cada estrella es una firma divina, sobre el pergamino del cielo.

Es bueno que nos acostumbremos a saber leer las firmas de Dios en todo lo que nos rodea,

al fin, Dios lo escribió para nosotros.

Fuente/Autor: Alfonso Milagro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *