La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Volver a empezar
01/27/2020
Mensaje desde Aparecida a la Iglesia que camina en México
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Rechazan en EU eliminar trabajadores temporales

27 de enero de 2020

La complicada política migratoria alcanzó niveles bizantinos en una discusión en la que algunos oponentes a la propuesta votaron por que se debata, con la esperanza de estar en mejor posición de torpedearla.

Miércoles 23 de mayo de 2007

WASHINGTON – Estados Unidos

Un controvertido programa de trabajadores temporales sobrevivió al primer ataque contra la propuesta de reforma migratoria que discute el Senado estadounidense en el día inicial de debate sobre una legislación que tiene enemigos a ambos lados del espectro político.
El voto, de 64 a 31 contra una propuesta para eliminar el programa que permitiría la entrada anual de hasta 400 mil trabajadores con visas de dos años no renovables consecutivamente, puso de relieve la fortaleza y la fragilidad del proyecto de ley convenido la semana pasada por una amplia coalición de demócratas y republicanos en la que muchos de sus integrantes buscan eliminar o modificar la propuesta del otro.

La complicada política migratoria alcanzó niveles bizantinos en una discusión en la que algunos oponentes a la propuesta votaron por que se debata, con la esperanza de estar en mejor posición de torpedearla.

La dureza de la oposición al acuerdo, aunque aparentemente minoritaria, obligó al líder demócrata, Harry Reid, a ampliar el tiempo de debate y, en vez de apresurar su aprobación antes del fin de semana, extendió el examen de la legislación -y de hecho, la oportunidad a presentar nuevas enmiendas- una semana más.

Pero la meta de los participantes en la coalición de republicanos y demócratas que crearon la propuesta de ley es mantenerla sin cambios, que es una de las condiciones del presidente George W. Bush para comprometerse a lograr su aprobación en la Cámara de Representantes, donde la minoría republicana es particularmente hostil a una reforma migratoria que incluya un alivio para los inmigrantes que no tienen documentos.

Así, el primer ataque no vino de la derecha, que el lunes encabezó la lucha contra el inicio del debate, sino de lo que aquí se define como la izquierda demócrata, representada por los senadores Barbara Boxer y Byron Dorgan, que se lanzaron contra el programa de trabajadores migratorios. Boxer y Dorgan parecen tener el respaldo de sindicatos.

El programa de trabajadores temporales es considerado por la Casa Blanca como el meollo de la reforma, pero algunos senadores demócratas consideran que sólo busca traer mano de obra barata y deteriorar al mismo tiempo las posibilidades laborales de los trabajadores locales.

Dorgan describió el plan de trabajadores temporales como una concesión a las grandes empresas que, por un lado “exportan empleos” a China , y, por el otro, “tratan de traer trabajadores baratos por la puerta trasera”.

Pero la postura de Dorgan fue vista como un punto de ruptura para lo que se describe como un frágil acuerdo alrededor de la propuesta, que contiene elementos que conceden ganancias a todas las partes pero dejan insatisfechos a todos.

“Nuestro plan es un compromiso. hay elementos que apoyamos fuertemente y otros que nos parece pueden ser mejorados”, dijo el senador demócrata Edward Kennedy.

Siguen redadas

Mientras los legisladores llegan a un acuerdo, las detenciones de indocumentados en EU han continuado. En distintos operativos efectuados desde el sábado, unos 200 presuntos indocumentados fueron detenidos en el aeropuerto McCarran de Las Vegas y en el poblado de Butterfield, Missouri. Entre los arrestados había mexicanos y centroamericanos. Eric Anderson, vocero de la Patrulla de Fronteras en Yuma, Arizona, dijo que no hubo lesionados ni incidentes durante la operación en McCarran. Los detenidos fueron llevados a una estación de la policía de fronteras en Blythe, California. La otra operación, en Butterfield, se efectuó en una planta avícola, y fueron arrestados más de 100 trabajadores sospechosos de ser indocumentados.

En este contexto, el diario The New York Times informó ayer, en su edición online, que mientras los senadores estadounidenses buscan la aprobación de su proyecto migratorio, México ha intentado acercarse a los connacionales que viven en EU, muchos de ellos ilegalmente, a través de la creación de más Consulados, por lo que abrió ya el número 47, esta vez en Arkansas.

Fuente/Autor: José Carreño/El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *