Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Coger al toro por los cuernos
01/27/2020
Pornografía
01/27/2020

Familia

¿Qué tan buen amigo soy?

27 de enero de 2020

La fidelidad

Una tarde, al volver de una encarnizada batalla, un soldado se dio cuenta que su mejor amigo no había regresado. Inmediatamente se presentó ante su General pidiéndole con insistencia que le permitiese ir a buscarlo.

El General se negó rotundamente. No podía arriesgarse a perder otro soldado.El soldado no podía contener en su pecho el amor hacia su mejor amigo y se escapó durante la noche para ir a buscarlo.

El General, a la mañana siguiente, se dio cuenta de lo ocurrido, y esperó el sucederse de los acontecimientos temiéndose lo peor.

A eso del medio día por el sendero que conducía al campamento, apareció el soldado gravemene herido y cargando a duras penas sobre sus hombros el cadaver de su amigo.

El General, irritado, dijo al soldado: “¿Crees que ha valido la pena lo que has hecho?”

El soldado respondió: “Cuando hallé a mi amigo aún estaba vivo… Y sus últimas palabras al verme fueron: ‘Estaba seguro de que vendrías’. Sí, mi General, valió la pena”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *