La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
LAS PUERTAS DE LA VIDA
01/27/2020
Los Reyes Magos
01/27/2020

Tu Página

¿¿¿QUÉ SE VA???…

27 de enero de 2020

Tal vez es un año más
que queda en nuestro interior.
Un año más en el que los recuerdos
estarán por siempre esperando
una mirada en algún lugar
Un año es una marca en el tiempo,
una marca que hacemos nosotros mismos
para no olvidar, para volver a vivir,
para guardar como se guardan
todas las cosas con afecto.
Este año ha sido como siempre
un año con alegrías, con tristezas,
con decepciones, con amistad, con amor,
con ternura, con peleas, con discusiones,
con rabias, con desilusiones, con apuros,
con lentitud, con muchos sueños, con infinitas
ganas de cambiar, con infinitas postergaciones
ante el cambio.
Un año así vale la pena recordarlo.
Vale la pena recordar que fuimos felices,
que fuimos algo para alguien una vez más,
que dejamos de serlo cuando cambió el momento.
Vale la pena recordar que los momentos tristes
nos hicieron detener, y que el tiempo detuvo su marcha aún cuando en otras oportunidades el tiempo no pasaba más.
Vale la pena recordar aquellas cosas que aprendí tal vez de la manera en que no esperaba, pero ¡aprendizaje al fin!
Aprendí a esperar que se cumplan promesas
que nunca se cumplieron, que a pesar de saber
sobre la mentira, dejé que pasara por verdad.
Aprendí que quien se vende, no siempre lo hace por dinero, sino que los intereses son siempre convertibles a favores de muchos tipos.
Aprendí que nunca es tarde para devolver
o para quedar bien en el recuerdo.
Aprendí que todos crecemos cada día más
y que todos somos pequeños ante aquel
que se sabe un poco más grande,
pero que también tendremos la oportunidad
de crecer y tal vez, ese grande, se ampare algún día bajo la sombra que proyectemos.
Aprendí que un año más no se va más,
que cada minuto vivido fue un minuto sentido
y que cada sentido vivido, nunca será
un tiempo perdido.
Este año, como todos los años tiene un corazón.
Un corazón que late al mismo ritmo que la vida,
y si no fuera así, entonces no caminaría por ese camino, simplemente buscaría la oportunidad de volver a empezar y de volver a vivir.
Este año, no es un año más que se va,
es un año que como todos aquellos
que me trajeron lágrimas y sonrisas,
en éste yo también he dado una lágrima
en algún momento y he provocado alguna sonrisa quizás.
Ahora sé que los años que vienen son aquellos
que viven en nuestro interior, por lo tanto
lo mejor será fertilizar mejor nuestras
mejores aptitudes, para que cuando
llegue el momento podamos caminar serenos
sin desear volver atrás, con la esperanza
de que siempre se vuelve a empezar
y que cada nuevo comienzo siempre es:
una nueva oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *