Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
No le pidas a Dios que te quite la tormenta…
01/27/2020
Nota de prensa de la Secretaría General de la Conferencia del Episcopado Mexicano
01/27/2020

Tu Página

¡Qué equivocados!

27 de enero de 2020

¡Qué equivocados están aquellos que te señalan con el dedo y se deleitan en las acusaciones que te hacen!

¡Qué equivocados están aquellos que te aseguran que ya no hay solución en tu vida, que no hay más que hacer!

¡Qué equivocados están aquellos que aseguran que nada bueno hay en ti, que no sirves para nada!

¡Qué equivocados están aquellos que te hacen creer que nada vales!

Siempre habrá personas cercanas a ti que te estarán martillando con esas palabras trilladas, pero ignora esas palabras, pues están cargadas de mentira.
Alguien que te ama, no piensa así de ti.
Quien te ama, te ama incondicionalmente, no te acusa por lo que eres o dejastes de hacer.
No te desecha como algo que no sirve, al contrario, te asegura que tú eres un poderoso canal de bendición para muchas personas.

CUANDO ALGUIEN TE DIGA QUE NO VALES, RECUERDA ESTAS VERDADES

Ser tan fuerte que nada pueda perturbar tu paz;

Hablar de felicidad y prosperidad a toda persona que conozcas;

Hacer que todos tus amigos sientan que hay algo de valor dentro de ellos;

Mirar el lado bueno de todas las cosas, y hacer que este optimismo se haga verdadero;

Pensar sólo lo mejor, trabajar para lo mejor y esperar sólo lo mejor;

Sentirte tan entusiasta con el éxito de los demás como con el propio;

Olvidar los errores del pasado y aferrarte a los grandes logros que ya estás alcanzando y que alcanzarás en el futuro;

Brindarte a cada criatura viviente que halles a tu paso con una sonrisa;

Ocuparte tanto del mejoramiento de ti mismo, que no te sobre tiempo para criticar a los demás;

PORQUE TÚ ERES:

Demasiado grande para preocuparte;

Demasiado fuerte para temer;

Demasiado noble para encolerizarte;

Demasiado estable para no tolerar la presencia de las dificultades.

SONRÍE SIEMPRE Y NO TE OLVIDES:

El pesimismo conduce a la debilidad;

El optimismo a la fortaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *