Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
ORIENTACIÓN VOCACIONAL
01/27/2020
Proceso formativo de los discípulos misioneros
01/27/2020

Temas

¿Por qué se opta por un grupo juvenil?

27 de enero de 2020

En primer lugar, porque el grupo es una respuesta a la sed que tiene el joven de afirmarse personalmente y socialmente. El grupo afirma su propia personalidad, ya que ahí se siente conocido, aceptado, estimado y realizado. En el grupo el joven se relaciona con otras personas de su misma edad y aprende a comunicarse. En el grupo se satisfacen sus necesidades básicas de toda persona: afecto, aprobación, seguridad, apoyo y solidaridad.

Pero el grupo no es sólo un método pedagógico adecuado que ayuda a madurar la identidad personal y social de joven. El grupo es algo más: es una experiencia de Iglesia. En el grupo el joven experimenta vitalmente a la iglesia como una comunidad que cree en Cristo, que comparte y celebra la fe, que vive en amor fraterno. El grupo es, por tanto, el ámbito ideal de experiencia de la fe y del inicio de la vivencia comunitaria de la iglesia.

La importancia de las relaciones humanas

Cuando hablamos de “grupo” nos referimos a un conjunto de personas unidas por el afecto, que desempeñan una serie de funciones, observan unas normas comunes y tienden a determinados objetivos con intereses y valores compartidos.
Lo que constituye a un grupo son, ante todo, las relaciones de afecto que existen entre los miembros. Ahora bien, si queremos formar un grupo, antes de ponernos de acuerdo sobre los objetivos, las actividades y las organizaciones, es necesario lograr un clima de de compresión aceptación y respeto. De esta manera los jóvenes que se reunen no serán una suma de individuos si no un grupo de amigos que se estiman, se apoyan y se ayudan.
Es importante, por tanto, que las primeras reuniones del grupo favorezcan este clima de confianza y de comunicación sincera. Para lograr esto son necesarias dinámicas de relaciones humanas que tienen una triple finalidad: facilitar el conocimiento, crear un clima de confianza y de comprensión, favorecer la participación de todos.

¿Qué ofrece el grupo al joven?

1. El grupo ayuda a madurar la identidad personal.
· En el grupo se satisfacen las necesidades básicas de la persona: afecto, aprobación, seguridad, apoyo, solidaridad.
· En el grupo el joven siente que es persona porque ahí se siente conocido, identificado, querido. Es alguien. Puede afirmar su propia individualidad y ser reconocido como una personalidad propia e independiente.

2. El grupo ayuda a madurar la identidad social.
· El grupo ayuda al joven a salir de sí mismo y relacionarse con los demás.
· El grupo favorece el diálogo y la comunicación entre iguales. El joven, de esta manera, se siente a gusto en medio de otros jóvenes, que tienen los mismos problemas, el mismo lenguaje y los mismos valores.
· En grupo es una escuela de convivencia. Se provoca la amistad, se aprende a dialogar, hablar (expresa las propias ideas), escuchar (respetar la opinión del otro), etc.
· El grupo es también una escuela de servicio, de compromiso. El joven asume gradualmente tarea y compromiso, pone a pruebas sus capacidades y habilidades, se enseña a trabajar con los demás, se siente útil.

3. El grupo ayuda a madurar la fe.

· El grupo favorece el encuentro con Cristo porque ahí se escucha el evangelio y se hace oración en común.
· El grupo favorece una experiencia viva con la Iglesia porque ahí se cree en Cristo (comunidad de fe), celebran los sacramentos (comunidad de culto) y se sirve el amor fraterno (comunidad de amor).

Conclusión:

No venimos al grupo para <>, para <>.
Estamos aquí porque queremos formarnos como personas y cristianos comprometidos con la Iglesia y la sociedad.

Características de un grupo cristiano

* El grupo nos es cristiano porque pertenece a una parroquia, si no por el espíritu que lo anima.
* Para que el grupo sea cristiano tiene que ser, en primer lugar, un “GRUPO”, que haya contacto humano, relaciones amistosas y fraternas.
* El grupo nos es cristiano porque en él se recen unas oraciones, si no porque vive su vida a la luz de la fe y porque se deja guiar por Jesús y por las comunidades modelo del Nuevo Testamento.

¿Cuáles son los rasgos que definen a las primeras comunidades cristianas y que deben tener los grupos cristianos?

1. Tener a Cristo como centro de vida.

· Un grupo cristiano es un grupo de seguidores de Jesús, tiene a Cristo como el amigo común, como centro de unidad, como modelo de vida.
· Un grupo cristiano se alimenta de la Palabra de Dios, se deja interpelar por y juzgar por el evangelio.
· De esa manera, los acontecimientos, los proyectos, la vida de grupo, etc., se juzgan a la luz de las actitudes de la vida de Jesús.

2. compartir y celebrar la fe.

· en el grupo cristiano se ponen en común las experiencias de la fe. Se platica porque se cree en Cristo, qué significa la fe de sus vidas y juntos buscan cumplir la voluntad de Dios.
* En el grupo cristiano se celebra la fe por medio de la oración y de misas juveniles, vitales y participadas.

3. Sentirse iglesia.

· Para se cristiano un grupo tiene que tener conciencia de la Iglesia, sentirse Iglesia
· Necesita, por tanto, ser un grupo abierto a otros grupos juveniles y de adultos, un grupo cerrado no es un grupo cristiano, es una secta.
· Se necesita, también, estar unidos con los que presiden la comunidad parroquial (sacerdotes, religiosos, diáconos) e integrarse plenamente a la vida pastoral de la parroquia.

4. Sentirse enviado a predicar y transformar la sociedad

· el grupo cristiano no vive para sí, no se contenta con la realización individual de sus miembros. Busca transformar la sociedad con compromisos concretos.
· El grupo cristiano juvenil se siente enviado de manera especial a los pobres y jóvenes.

DECÁLOGO DE LAS RELACIONES HUMANAS

1. Saluda. No hay cosa más agradable que un saludo afectuoso.
2. Sonríe. Se necesitan 72 músculos para arrugar la frente y solamente 14 para sonreír.
3. Llama a la gente por su nombre. La música más agradable para los oídos de cualquier persona es el sonido de su propio nombre.
4. Sé amigo y colaborador. Si tú deseas tener amigos, comienza por serlo.
5. Sé cordial. Habla y actúa como si cada cosa que tú haces por los otros fuera realmente un placer.
6. Está sinceramente interesado en tu gente. Tú puedes ser agradable a todo el mundo, siempre que tú mismo trates de serlo.
7. Sé generoso en tus opiniones. Moderado en tus críticas.
8. Sé considerado en los sentimientos de otros y tú serás apreciado y sé cuidadoso de la opinión de los otros.
9. Está alerta para prestar servicios. Lo que más cuenta en la vida, es lo que hacemos por los otros. Sé veraz. No hagas que se pierda la confianza que tú mereces.
10. Mantén el control sobre ti mismo; controla tus nervios ante situaciones difíciles; piensa diez veces lo que vas a decir y a hacer.

Fuente/Autor: La Redacción de la Revista de los JSF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *