La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Se feliz
01/27/2020
Cierra Iglesia ciclo de 17 días con Benedicto XVI
01/27/2020

Tu Página

Película: Karol, un hombre que llegó a ser Papa.

27 de enero de 2020

En la sede de la Universidad de San Juan de Letrán tuvimos la oportunidad de ver la premier del film “KAROL un hombre que llegó a ser Papa”, (basada en el libro “Historia de Karol” de Gian Franco Svidercoschi), de producción italiana y con actores polacos, italianos y de otros países.

Pero este momento no sólo fue sin duda por el film que se tenía que exibir en los días siguientes a la Semana Santa como un regalo para su Santidad, es por ello que se vio con mucha más emoción ya que la persona física de Juan Pablo II ya no está. Al final de la función pudimos constatar más de 5 minutos de aplausos y una ovación de pie, además de ver ojos brillantes y en algunos con lágrimas, que hizo saber que el film (2 horas y 40 minutos) no solamente gustó sino también ver cuán viva es la presencia de la figura del difunto Papa.

¿De qué trata la película? La historia de la película comienza en el septiembre del 1939 en Cracovia. En la Universidad, el estudiante de filología y filosofía Karol Wojtyla estudia y recita con el proyecto de llegar a ser escritor para teatro y actor. Este joven que en la infancia había perdido la madre y el hermano poco después también perdería al padre. El joven Karol es inteligente, buen mozo, brillante y sobre todo deportivo. Pero en ese septiembre, los nazistas invaden Polonia para acabarla. Sobrevive a este infierno, atravesar la ocupación y la guerra, asistir al espectáculo del dolor, del gueto judío, de las rebeliones sofocadas en sangre, del sacrificio de inocentes, de tantos amigos masacrados, llevan a Karol a buscar en la oscuridad sorda y desesperada del mal y de la violencia, una luz. “De la oscuridad a la luz…” como dice su santo consejero San Juan de la Cruz. Aquella luz en la que estaban las razones profundas de la esperanza y de la fe. A la edad de casi 20 años, Karol, decide cambiar proyecto de vida, de ser sacerdote “…en el nombre de tantos compañeros y compañeras míos”. Escoge dedicar su propia existencia a la defensa de la dignidad sagrada de cada ser humano: “…Dios vino hasta aquí, se detuvo a un paso del nada, cerca de mis ojos…”

En la segunda parte de la película, el sacerdote Wotyla (que después será Obispo, Arzobispo y Cardenal de “su” Cracovia) se enfrenta con el poder comunista. Enfrenta una batalla política e ideológica, una batalla desarmada, de ideas y principios: la libertad religiosa, la libertad de la cultura, y la libertad como derecho absoluto del hombre.Y la dignidad del trabajo, del trabajo del obrero en primer lugar. Y el respeto. Respeto por todos los seres humanos que están a la base del vivir social. Y el amor. Este es el valor único que da un sentido a la vida. Sobre este valor, con las palabras de Karol Wojtyla, la película concluye así: “El amor me ha explicado cada cosa, el amor resolvió todo por mí. Por eso admiro el amor, donquequiera se encuentre”.

La película filmada en Polonia e Italia, con actores de renombre, han hecho verdaderamente vibrar de emoción. En una rueda de prensa posterior, el director ha dicho que esta historia se ha vendido a más de 20 países y que en muchos de ellos se podrá ya ver en este año. Por ejemplo en Polonia se harán las funciones el 18 de mayo el día del cumpleaños del Papa; en Italia se podrá ver el 18 de abril y en Estados Unidos aún está por definir la fecha.

Esperemos que no muy lejos también en México se pueda ver esta película que muestra varias etapas del Papa, cuando era joven, sacerdote, obispo, cardenal y en el momento de su elección a Papa. Una producción que hace también entender esa etapa del Papa que a muchos de nosotros aún o es desconocida, y que sobre todo subraya el amor y la cercanía con los jóvenes, y lo verificamos con la frase última que dejó a los jóvenes pocas horas antes de morir: “Yo los he buscado, y ustedes han venido a mí. Y por esto les agradezco”.

Fuente/Autor: Humberto Chacón Flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *