Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Caen 53 migrantes en redada en Texas
01/27/2020
Endurecerá Segob trato a migrantes detenidos
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Nuevas esperanzas entre los católicos vietnamitas

27 de enero de 2020

después del encuentro del Primer ministro Dung con el Papa Benedicto XVI.

Hanoi (Agencia Fides)

Hay satisfacción y entusiasmo entre los católicos vietnamitas después de la visita del Primer ministro de Vietnam Nguyen Tan Dung, recibido por primera vez en el Vaticano por Benedicto XVI el 25 de enero. El encuentro ha sido definido por la Santa Sede como “un nuevo e importante paso hacia la normalización de las relaciones bilaterales” que “en los últimos años, han registrado progresos concretos, abriendo mayores espacios de libertad religiosa para la Iglesia Católica en Vietnam.”

A la complacencia expresada por la Santa Sede se asocia la de los fieles vietnamitas que son más de 6 millones en el país, la mayor comunidad católica en el Sudeste asiático. “Estoy contento de este encuentro, que ha concluido con éxito”, ha dicho un sacerdote de Ho Chi Minh Ville, recordando que toda su comunidad ha rezado intensamente por el encuentro, pidiendo la ayuda de Dios para obtener un resultado positivo.

Según los vietnamitas, se trata de un importante acercamiento en las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y Vietnam. Cuando, durante una Santa Misa celebrada en la Catedral St. Joseph de Hanoi, repleta de fieles, Mons. Ngo Quang Kiet, Arzobispo de la capital, mencionó en su homilía el encuentro tenido en el Vaticano, se produjo espontáneamente un gran aplauso entre la asamblea. El encuentro “es la señal concreta de que Vietnam quiere introducirse definitivamente en la comunidad internacional, a todos los niveles”, ha subrayado un sacerdote local. “Alimentamos grandes esperanzas después de este encuentro. Esperamos poder contribuir, como católicos, a la construcción y desarrollo de la instrucción, de los servicios sanitarios, de la asistencia social, por el bienestar de todo el pueblo vietnamita.”

El entusiasmo y el dinamismo del catolicismo en Vietnam también se deducen de los datos difundidos por la Conferencia Episcopal en su último encuentro, en otoño 2006: hay en el país 45 Obispos, entre ellos dos Cardenales, 3.404 sacerdotes, 1.277 seminaristas, 2.841 religiosos, más de 12.000 religiosas, 57.000 catequistas. En el 2005 fueron bautizados 32.000 adultos, 108.000 recién nacidos, 7.000 niños entre 1 y 7 años. Gracias a la ferviente pastoral familiar, 60.000 parejas se han casado con el matrimonio religioso de rito católico. La Iglesia de Vietnam – han subrayado los Obispos – quiere ser protagonista de la nueva fase de apertura del país al mundo, que está ocurriendo a nivel político, social, económico, religioso. La adhesión del país a la organización Mundial del Comercio y a su empeño dentro del ASEAN (Asociación de las Naciones del Sudeste asiático) es muestra de ello.

La comunidad católica quiere estar presente en este delicado proceso, llevando sus valores de libertad, paz, justicia, defensa de la vida, respeto de la dignidad inviolable de la persona.

Fuente/Autor: Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *