Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
YO QUIERO SER PUENTE
01/27/2020
El barbero
01/27/2020

Tu Página

NO TIENES OTRAS MANOS QUE LAS NUESTRAS

27 de enero de 2020

Ya editamos un Cd con los Cantos de la Pascua Juvenil 2008. Busca en la Sección de MÚSICA.

Mi Señor:

Quince años, ¡Quince años! y ha querido suicidarse. Tirarse por la ventana, acabar con su vida…. con una vida que todavía alborea, y ha querido terminar con ella. La conozco desde hace cinco años, en su historia, multitud de heridas que sangran y la desangran: alcoholismo en casa, ausencias, desdén, abandono… La conoces, desde siempre… y la amas más que nadie. ¿Por qué, mi Señor, por qué? Por qué los pequeños sufren tanto; por qué, si son tus preferidos, no son los míos, los nuestros; por qué me quejo de cansancios, de soledades… de bobadas… mientras una adolescente trata de quitarse la vida, como única salida a su desesperación.

Señor, enséñame con tu vida que todo desgaste es poco, que, tras la ceguera de mi vida a medias, se encuentran hermanos míos sufriendo… que Tú no tienes otras manos que las nuestras, ni otra entrega que la nuestra, ni puedes sonreír de otra manera que a través de nosotros.

Y cada vez que mido, que abandono el surco aconsejada por la vida fácil, alentada por el mérito que supone “haber cumplido”, queda tierra en sequía, quedan vidas en busca de un sentido, quedan hermanos sufriendo… quedan esperando que, tras el descanso, vuelva al trabajo, a la vida… Cada vez que me centro en mí misma, en mis pequeños problemas inflados por no ver los verdaderos sufrimientos de la humanidad… estoy evitando acompañar el dolor de mi hermano, gastando mis energías donde no dan fruto de Reino, de tu Reino.

Mi señor, gastarse sin mirar las horas, escuchar sin poner tarifa, acoger sin esperar a que toque, entregarse sin mirar las fechas… es tan difícil. Busco tantas medallas y tantos reconocimientos… pero quiero aprender de Ti, Entrega absoluta. Quiero caminar poniendo mi pie descalzo en la huella que dejaste. Enséñame a no medir, a dar lo que de Ti me viene: Todo, sólo pensando en el hoy.

Enséñame a esconderme para que seas Tú quien Viva. Enséñame a Vivir des-viviéndome.

Fuente/Autor: FIAT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *