Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Estoy orgulloso de ti
01/27/2020
¡Pero cómo has cambiado!
01/27/2020

Familia

Necesito trabajar

27 de enero de 2020

Rodrigo sufrió un accidente automovilístico donde perdió una pierna. Pilar, su esposa, agradece que Rodrigo siga con vida. Un sábado por la mañana, Pilar reúne a sus hijos y les dice: “Estamos enfrentando una situación difícil en la familia. Su papá va a estar incapacitado por un tiempo. Necesito que me apoyen, ustedes ya están grandes y mientras terminan de estudiar yo buscaré un trabajo. Voy a empezar con su tía Conchita de vendedora en la zapatería”.

La situación económica de la familia de Rodrigo y Pilar nunca ha sido mala. Hace cinco años decidieron comprar el departamento en el que viven, pero a la fecha deben la mitad. Carlos, el hijo mayor, es recién graduado. Trabaja como representante de laboratorios. Y ante las palabras de su mamá, ha decidido ayudar a la economía familiar con el poco sueldo que gana. “Algo es algo”, dice. Pilar sabe que es duro dejar a su esposo enfermo solo en casa, pero no encuentra otra salida.

Trabajo es más que presiones.
Los padres de familia seguido sufren de insomnio, su cabeza no logra descansar y desconectarse de los problemas del día. Ellos para llevar dinero al hogar tienen que convencer a alguien para que se los dé, ya sea demostrando sus habilidades para realizar algún trabajo, vendiendo algo que el cliente necesita, pero que muchas veces no quiere comprar en ese momento, o haciendo un servicio.

El dinero es algo básico para la vida, pero también es un don, es algo por lo que el que lo posee deberá responder ante la sociedad por el uso que le dé.

Pero el trabajo no es sólo cosas negativas. Trabajar, además de ayudar a conseguir lo que se necesita, sirve para formar mejores hombres y mujeres, pues complementa la personalidad con múltiples habilidades y forma la voluntad mejor que cualquier otro ejercicio.

El trabajo es terapia para muchos males y enfermedades. Se debe apreciar y considerar como un puente que conduce a través de la vida permitiendo pasar de la juventud a la vejez sin desviarse del camino correcto. Ese camino que nos marca la razón y la obligación contraída al traer hijos al mundo, de sostener sus necesidades materiales mientras ellos pueden valerse por sí mismos.

La forma en que el trabajo se lleva a cabo día con día puede hacer que la persona al mismo tiempo que lucha por obtener satisfactores materiales, desarrolle su personalidad de manera que llegue a alcanzar su máximo potencial humano de acuerdo a sus habilidades.

La cultura del trabajo.
Dentro de la educación de los hijos se debe incluir la educación hacia el trabajo. Existe el caso de familias que habiendo heredado lo suficiente de sus antepasados, no se preocupan por incrementarlo, y como viven de eso que recibieron, tarde o temprano se termina el dinero, dejando a las nuevas generaciones con necesidades básicas sin satisfacer.

El trabajo va de la mano con el ahorro, y el ahorro implica sacrificios, como dejar a un lado los propios gustos y cambiarlos por algo en favor de los hijos, no necesariamente por cosas materiales, sino cosas que pueda servirles para su vida como educación, viajes, etc. que los capacite para trabajar.

Es importante capacitar a los hijos en el trabajo, enseñarles desde pequeños que todo cuesta, y que para conseguir lo que uno desea hay que trabajar arduamente.

Enseñar a los hijos lo importante que es trabajar es el mejor legado que se les puede heredar.

Fuente/Autor: Susana Bichara de Iza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *