Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Una experiencia realista del perdón
01/27/2020
Domingo de Resurrección
01/27/2020

Temas

MUCHOS JÓVENES ESTÁN DICIENDO ¡NO!

27 de enero de 2020

No dejes que te engañen, haciéndote pensar que la mayoría de los jóvenes están teniendo relaciones sexuales.
¡No es cierto!, hay muchas cosas que debes saber antes de decir “Si” a tener relaciones sexuales.

¿Qué debo saber acerca del cuerpo?

Durante los años de la adolescencia y de la juventud te sientes fuertemente atraido hacia una persona de distinto sexo. Tu cuerpo te envía mensajes que hacen que quieras estar más cerca de esa persona. Pero tu cuerpo no te dirá en que forma puede dañarte el tener relaciones sexuales. ¿Te sorprende? Entonces puede ser que no sepas que:
– Casi 4 millones de jovencitas quedan embarazadas cada año.
– Las adolescentes tienen más problemas durante el embarazo.
– Los niños de madres solteras adolescentes tienen mayor probabilidad de nacer con serios problemas de salud.
– Las enfermedades transmitidas sexualmente alcanzan ya niveles de epidemia. Es posible que hayas oído hablado del herpes, de la sífilis, de la gonorrea, de la clamidia, del SIDA.
Alguna de esas enfermedades son incurables. Pueden causar dolor, esterilidad y, algunas veces, hasta la muerte.

¡Convéncete! Para las adolescentes las relaciones sexuales son muy peligrosas.

NEG>¿Qué debo saber acerca de mis impulsos?

¡Los impulsos sexuales pueden ser muy fuertes! Piensa, pues, antes de actuar. Piensa en tu futuro. Piensa en las consecuencias. En otras palabras: piensa en ti mismo. Pregúntate: “¿Estoy preparado para tener relaciones sexuales ahora?” Para responder a esa pregunta, necesitas decir que es más importante para ti:ceder a tus impulsos sexuales, hacer caso a tus impulsos interiores que quizás te digan: ¡Espera!.

Hazte esta pregunta:

hay muchas cosas que debes saber antes de tomar la decisión de aceptar o no tener relaciones sexuales.
El siguiente cuestionario puede ayudarte a decidir que es lo mejor:
– ¿Tener relaciones sexuales está de acuerdo con mis valores morales?
– ¿Aprobarían mis padres que tuviera ahora relaciones sexuales?
– Si tuviera un hijo ¿sería yo lo suficiente responsable para proporcionarle apoyo emocional y económico?
– Si la relación se rompe, ¿Me daría gusto haber tenido relaciones sexuales con esa persona?
– ¿Estoy seguro de que nadie me está presionando a tener relaciones sexuales?
– ¿Mi pareja quiere tener relaciones sexuales ahora?

Si alguna de tus respuestas es NO entonces es mejor que ESPERES.

¿Qué debo saber para decidir?

¿Debo tener relaciones sexuales ahora o debo esperar?
Es cierto que algunos jóvenes deciden no esperar, pero las consecuencias de esta decisión tuya, las vas a sufrir tú.

Hazte estas preguntas antes de decidir.

¿Puedo responsabilizarme totalmente de mis decisiones?
¿Puedo arriesgarme a contraer enfermedades venéreas, a provocar o a sufrir embarazo, o una futura infertilidad?
¿Podré salir adelante siendo madre o padre soltero o dando a mi hijo en adopción?
¿Estoy dispuesto o dispuesta a sostener a mi hijo por mi cuenta y estoy en condiciones de hacerlo?
¿Puedo manejar el sentido de culpa y el conflicto interno que pudiera sentir?
¿Herirá mi decisión a otros: a mis padres, mis amigos…?
Las decisiones acerca de las relaciones sexuales pueden ser las decisiones mas importante que tomes o que llegues a tomar en tu vida.
Piensa, pues, antes de actuar.

¿Qué debo saber si me decido a no tener relaciones sexuales?

¡Felicidades! En contra de lo que se dice, hay muchísimos otros jóvenes que han decidido lo mismo. No es tan fácil decir ·”NO” y seguir siendo amigos, si tienes cuidado de no herir los sentimientos de la otra persona.
Por ejemplo, podrías decir:
– “Me gustas mucho; pero todavía no estoy preparado (a) para tener relaciones sexuales”.
– “No estoy de acuerdo en tener relaciones prematrimoniales, quiero esperar”.
– “Me encanta estar contigo, pero no creo tener edad suficiente para tener relaciones sexuales”.
– “Los preservativos no son una garantía. Todo eso no está de acuerdo con mis principios morales”
– “Me reservo los motivos para no tener relaciones sexuales. Simplemente es mi decisión”

Hay además diferentes formas de mostrar afecto a otra persona sin tener relaciones sexuales con ella.
Evita las situaciones en que los impulsos sexuales se vuelven mas fuertes (películas, pornografía, etc.). Contenerse en estas situaciones es mucho más difícil, habla con tu pareja de tus impulsos y de lo que te parece correcto.
Si tú y tu pareja no están de acuerdo, entonces quizá necesitas encontrar otra persona cuyas opiniones estén más cercanas a las tuyas.

¿Qué debo hacer acerca de las presiones?

Que vienen de todas partes: de los anuncios, de los amigos, de las películas, de los espectáculos, de las canciones, de los libros…
¡Sé popular!, ¡Forma parte del grupo!, ¡Sé un hombre!, ¡ Sé una mujer!, ¡Todo el mundo lo hace!, ¡El sexo es divertido!, ¡Si te agrada hazlo!
Pero detente y piensa, tener relaciones sexuales: ¿De veras te hace más popular, más maduro, más deseable? Probablemente no. En realidad el tener relaciones sexuales con frecuencia puede hacer que tu pareja pierda el interés. Quien quema etapas quedará quemado en la vida.
Lo único seguro acerca de tener relaciones sexuales es que te puedes ver en problemas que no vas a saber resolver.

¿Qué debo saber acerca de las relaciones muchacho/muchacha?

Que son maravillas… pero que las buenas relaciones no se desarrollan de un día para otro. Toma tiempo. El sexo no es lo que hace funcionar una relación.
Cuidado con frases como estas:
“Si me quieres, tienes que tener relaciones sexuales conmigo”.
– No necesitas tener relaciones sexuales para probarle que lo (a) quieres.
– El sexo nunca debe usarse para agradecerle algo a alguien; lo único que tienes que decir es “¡Gracias!”
– Lo que hace fuerte una relación es el compartir pensamientos, creencias, sentimientos, y sobre todo, respeto mutuo.
– Decir “NO” puede ser la mejor forma de decir “Te quiero”

¿Dónde puedo obtener la información que necesito?

Si quieres mayor información o ayuda, habla con alguien que se preocupa por ti y te quiere. Pregúntale a tus padres, a tu hermano o hermana mayor, a otros miembros de la familia o algún adulto que piense que te escuchará, y que te dará un consejo sano.
Hay personas y organizaciones en tu comunidad que quieren ayudarte: El medico de la familia, el sacerdote de tu parroquia etc.

Decálogo de los novios

1.- Amarse de todo corazón sin excluir a Dios y a los demás
2.- No tomar en vano el nombre del amor, no profanarlo con el egoísmo.
3.- Santificar el noviazgo, con miras a un hogar humano y santo.
4.- Seguir amando a los padres, pero sin dejarlos que lancen dardos que hieren y separan.
5.- No matar la ilusión de la paternidad responsable, ni dejarse de ilusionar por nada extramarital que divida y disuelva el mutuo amor.
6.- Conservar la castidad propia del noviazgo, que prepara para la castidad matrimonial.
7.- No robar modelos imperfectos y podridos de la pantalla, de las novelas, y de la vida real.
8.- No creer en calumnias ni chismes que destruyen el hogar, separan los corazones y terminan separando los cuerpos de los esposos.
9.- No desear si no lo que acerca y une, y buscar cuanto da fuerza y santifica el amor y la unión.
10.- No codiciar ni aspirar a más de lo que da la vida y pueda brotar de la realidad económica y física del futuro matrimonio.

Fuente/Autor: La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *