Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Siete sacerdotes excepcionales del siglo XX español, a estudio
01/27/2020
Karol Józef Wojtyła
01/27/2020

Testimonios

Monseñor Oscar Arnulfo Romero

27 de enero de 2020

Nació en Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, el 15 de agosto de 1917. Tempranamente mostró inclinaciones religiosas, ingresando muy jóven al Seminario Menor de San Miguel con los PP. Claretianos.

El 4 de abril de 1942 fue ordenado Sacerdote en Roma. En 1943 se licenció en Teología en la Universidad Gregoriana. Posteriormente fue Párroco en diversas localidades de San Miguel.

El 3 de mayo de 1970, a los 53 años, es nombrado Obispo Auxiliar de Monseñor Luis Chávez y González, arzobispo de San Salvador. Cuatro años más tarde, se le asigna el Obispado de la Diócesis de Santiago de María, sin imaginar que el 3 de febrero de 1977 sería nombrado Obispo de la Arquidiócesis de San Salvador.

Desde su prominente puesto, extendió sus brazos a los más necesitados. A través de sus homilías y sus acciones diarias se convirtió en la conciencia crítica de la nación. Por su apostolado en favor de la paz y los derechos humanos fue nominado al Premio Nobel de la Paz en 1979.

Al atardecer del 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la Capilla del Hospital de La Divina Providencia, es asesinado de un disparo al corazón. Ante el vaticano actualmente se desarrolla el proceso de su beatificación. Los humildes han comenzado a llamarle “San Romero de América”.

Fuente/Autor: Padre Román

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *